A la luz de la función desempeñada por los cuadros académicos tanto en la conformación y reflejando las agendas de la política del Partido Comunista de China (PCC), el examen de estas imágenes pueden ser valiosos para calcular lo que probablemente se convierta en la tendencia política.

Premisa principal de este trabajo es que lo que las elites perciben sobre la trayectoria de la República Popular China en la política se correlacionan considerablemente con lo que dicha ruta finalmente se convierte.

El siguiente análisis se referirá a la producción académica de tres intelectuales seleccionados, cuya aproximación al estudio de la política –aunque no adhieren a la línea oficial del Partido- gozan de un considerable reconocimiento en la elite de la República Popular, dado su posibilidad de escribir en las prensa del establishment de China.

En las observaciones finales, algunas consideraciones serán presentados en el posible resultado del empuje continuo hacia un gobierno moderno.

La centralidad del debate sobre la trayectoria de la política china

Los debates sobre el futuro del sistema político de China, se han desvanecido en Occidente desde principios del decenio de 2010, quizás debido a la falta de signos de apertura a la vista. Este hecho llevó a Kevin O’Brien de la Universidad de California en Berkeley, para evaluar qué la mayoría de los especialistas en la política china perciben el tema como un cierre, considerando que el autoritarismo “está aquí para quedarse”. Un consenso al parecer salió a la superficie, dando paso a la idea de que el ascenso de la República Popular China era un elemento positivo para la política mundial, a medida que China -independientemente de su desarrollo- cambiaba su política interna, esto traería la prosperidad y la paz para el mundo.

Además, la tarea de debatir sobre el futuro del sistema político de China se ve obstaculizada por el hecho de que predecir con un alto grado de precisión en las ciencias sociales es casi imposible, debido a la intervención de la libre voluntad humana y eventos fortuitos.

Sin embargo, renunciar a los trabajos académicos para analizar cual es la trayectoria plausible que China tendrá en su política, puede reducir nuestro campo para investigar exclusivamente aquello que puede ser demostrado empíricamente. Esto, a su vez, dará lugar a trabajar sobre la investigación de la historia política de la República Popular de China (RPC).

David J. Staley de la Universidad Estatal de Ohio declaró que “el futuro no se puede predecir”, sin embargo, esto no debe impedir a los investigadores “de la creación de representaciones útiles sobre el futuro”. Wendell Campana de Yale ha identificado nueve tareas principales para evaluar el futuro de China, la identificación de “el estudio de las imágenes del futuro” entre ellos. El autor también critica el pensamiento convencional en el examen de las perspectivas de la República Popular China, que abarca (a) la creencia de que el ascenso de China se pondrán de forma inexorable, lo que lleva al país a convertirse en una superpotencia y (b) la idea de que China va a quebrarse o a decaer a un crecimiento bajo o incluso cero.

Por supuesto, las imágenes intelectuales de los chinos no son el único factor determinante que influye la trayectoria política de la República Popular China. Factores materiales (como la geografía, la economía y el medio ambiente) junto con los factores exógenos (por ejemplo, eventos desde el ámbito internacional) también son significativos.

¿Por qué es importante explorar las tendencias políticas de China?

El PCC se enfrenta a la contradicción que aflige a todos los regímenes autoritarios de modernización: el Partido no puede gobernar sin que se apegue a proporcionar el crecimiento económico. De esta manera, se genera una sociedad civil exigente que empuja hacia una mayor participación en la “res pública“. Larry Diamond de Hoover Institution declaró en 2012 que “un colapso del PCC podría venir muy posiblemente en los próximos diez años”, aunque el primer régimen poscomunista probablemente sería “una forma mucho más peligrosa del gobierno autoritario, tal vez dirigida por un militar nacionalista”.

Este escenario potencial refuerza la necesidad de reabrir el debate sobre el futuro de la reforma política en la República Popular China, no sólo abordar la cuestión de la democratización, sino también preguntarse si ¿es plausible que la democracia sea el único tipo de sistema político concebible para China?

En este sentido ¿no debemos contemplar que las experiencias de los países Occidentales (las fuentes de las ciencias sociales generalizados como tan eficaces para todos) no pueden ayudar como guías para el futuro del sistema político de China?

De hecho, parte de la motivación del PCC para descartar la democratización parece estar relacionado con la resistencia a un orden mundial que tiene como centro a los Estados Unidos, que insiste en la aplicabilidad universal de los principios democrático-liberales. Los que están en la élite de la República Popular China sostienen esta presión de Occidente hacia la democratización es una maniobra destinada a debilitar China, con el fin de provocar su ruptura.

Casi cuarenta años de reforma económica y apertura han traído enormes cambios en la sociedad china, a la que el sistema político todavía tiene que adaptarse. Hoy en día, hay respuestas a la medida de dicha adaptación no sólo de intelectuales conservadores (que abarcan neoleftists y neoauthoritarians), sino también los pensadores liberales, cuyas obras llegar a la creación de prensa.

La cuestión de cómo va a cambiar el sistema político chino está completamente abierta. Esta premisa de papel principal es que lo que las elites chinas perciben sobre la trayectoria de la República Popular China en la política que se correlacionan considerablemente con lo que dicha ruta se convierte. El siguiente análisis se referirá a la producción académica de tres intelectuales seleccionados.

Enfoques liberales a la reforma política: los puntos de vista de Yu Keping, Han Yunchuan y Xiao Gongqin

El primer trabajo sobre la reforma política que vale la pena mencionar es el de Yu Kepinge. Yu fue Director del Centro de la Universidad de Pekín para la Investigación sobre Innovación del Gobierno chino, y director de Política Comparada y el Centro de Investigación de Economía de la traducción Central del PCC y la Oficina de compilación. A pesar de que se hizo famoso en Occidente por su ensayo de 2006 “La democracia es una buena cosa” (“Minzhu Shige Hao Dongxi”), otras obras de Yu no gozan de tanta publicidad en Occidente.

En el año 2005 Yu Keping había escrito una “circulación interna única” (“neibu” en chino) artículo, en el que afirmó “con el éxito de la política de reforma y apertura, la sociedad china ha cambiado de forma sustancial … La nueva situación exige cambios en la política para que el país esté en armonía”.

Algunos años más tarde, Yu expresó más en detalle su opinión acerca de la democracia, cuando participó con un capítulo en el libro “Mundo Mega tendencias y desafíos que China enfrentará en la próxima década”. En ello Yu afirmó que “Tenemos que aceptar que la democracia es una tendencia imparable en la historia del mundo, la lógica del desarrollo humano y una demanda central al socialismo”. Yu da a entender que “sólo siguiendo la tendencia mundial de la democratización, se puede lograr” la mejora. Luego pasó a indicar que “Si no tenemos éxito en la consecución de la democracia, entonces no somos verdaderos miembros del Partido Comunista Chino”.

Por último, afirmó Yu “El desarrollo de la democracia es un camino que se debe tomar en el gran renacimiento de la nación china y es una responsabilidad histórica que el PCC debe tener”.

Probablemente debido a su compromiso con la mejora de la gobernanza, Yu Keping se convirtió en jefe adjunto de la Traducción del Comité Central del PCC y la Oficina de Compilación (una de las Partes orientada a las políticas de reflexión). En octubre de 2015 se informó que renunció a su puesto en el grupo de reflexión antes mencionada, y se movería a la Escuela de la Universidad de Pekín del Gobierno “como resultado de su interés en el mundo académico y sentido de la responsabilidad a los estudios políticos”. Su nuevo mandato como investigador a tiempo completo sugiere que su investigación sobre las perspectivas de la democracia en la República Popular China se moverá hacia adelante y nuevas contribuciones en esta materia puede surgir rápidamente.

Otro defensor interesantes para la reforma política que ha tenido acceso al establishment es Han Yunchuan, que menos se conoce en Occidente en comparación con Yu Keping. Alcanzó el puesto de profesor en el Centro de Investigaciones para el Desarrollo Social de la Escuela Central del Partido, y su principal contribución ha sido la identificación en un artículo de “neibu” de “cinco errores cognitivos” por parte de la PCC que obstruye la reforma política.

Según Han Yunchuan, hay una fuerte creencia en los cuadros del partido sobre (a) la superioridad del sistema político de China, (b) la necesidad de que la autocracia esté en la etapa actual de desarrollo, (c) la naturaleza autoritaria de la cultura china, (d) la inevitabilidad del caos una vez que se implemente la democracia, y (e) la caída inexorable, de parte de China, que puede producirse si se democratiza.

Con respecto al primer error cognitivo nacido por los miembros del PCC, Han afirma que es el más perjudicial de todos, porque los rangos del Partido no reconocen las limitaciones del sistema, así como las fortalezas de los sistemas de otros países.

En consecuencia, los partidarios de la superioridad del sistema político chino alegan que, “ya que el sistema es eficaz, la República Popular China no debe proseguir la reforma política”.

En cuanto al segundo error, Han Yunchuan hace hincapié en que los que justifican mano de hierro de China en el poder, profesan que antes de cualquier aplicación de emparches del sistema político, el Partido debe transformar la economía y la cultura, ya que China “no está listo para la democracia”.

En cuanto al tercer error cognitivo, Han envía la cultura política autoritaria de China, que se ve reforzada por los grupos de interés “que luchan para mantener el status quo”.

Con relación al cuarto error, el autor afirma que los altos rangos del Partido creen que si “se mueve a un ritmo demasiado rápido podría producirse el caos”. Además, la democracia es vista con recelo porque se asocia con Occidente y en particular a los EEUU: “subterfugio para engañar a los países y debilitarlos hasta el punto de provocar su desintegración”.

En cuanto al quinto error cognitivo, Han señala que los miembros del Partido argumentan que la democracia “no es un sistema factible para un país compuesto por cincuenta y seis nacionalidades”.

En sus observaciones finales, Han presenta su refutación de cada error cognitivo confirmada por los cuadros del PCC: en primer lugar, se hace hincapié en que en las últimas décadas hay un montón de pruebas en el sistema político chino “siendo superado por los sistemas políticos de otros países, porque todos los sistemas se someten a disfunciones institucionales graves”.

En segundo lugar, Han establece que el dominio político se entrelaza con los dominios económicos y culturales, por lo que la reforma política “sería beneficiosa para hacer realidad el desarrollo”. Él afirma categóricamente que “las condiciones de aplicación de la reforma política a fondo ya están presentes”.

En tercer lugar, el autor sostiene que con el fin de revertir las tradiciones chinas incompatibles con la democracia, “nuevas prácticas e instituciones deben ser importados desde el extranjero”. En cuarto lugar, Han señala que “la sociedad puede ser verdaderamente estable si un sistema político plenamente democrático está en su lugar”. Por último, sugiere que la República Popular China de “tracción centrípeta se verá reforzada si el sistema político está liberalizado”.

El último pero no menos importante estudioso con una voz discordante cuyas obras son leídas por el establishment  es Xiao Gongqin, un historiador de la Universidad Normal de Shanghai. Xiao considera que el proceso de democratización a largo plazo se lleva a cabo en la República Popular China desde finales de 1970, y está compuesta por cinco etapas, cada una de las cuales se materializa después de que se ha cumplido la etapa anterior.

De acuerdo con Xiao, la primera etapa comenzó cuando Deng Xiaoping puso en marcha la política de reforma y apertura en diciembre de 1978 y se prolongó hasta el aplastamiento de la rebelión pro-democracia en junio de 1989. El autor define esta etapa como “romántica y moral -y por lo tanto desfavorable para llegar a acuerdos”. Sin embargo, argumenta que los activistas sentaron las bases para una mayor democratización de China, debido a su capacidad de establecer una reforma política en la agenda.

La segunda etapa se inició con “gira por el Sur” de Deng a principios de 1992 (que revivió la reforma después de la reaparición del ala izquierda), y duró hasta el final del mandato de Jiang Zemin como secretario general del PCC a finales de 2002. El autor admite que el impresionante desarrollo económico y la formación de una economía de mercado se produjo con el “régimen autoritario ilustrado”, que contribuyó a la construcción de cuatro condiciones previas para el avance de la democratización: (a) el surgimiento de una clase media, (b) la aparición de organizaciones no gubernamentales, (c ) la formación de una cultura jurídica, y (d) la consolidación de la legitimidad PCC (necesaria para implementar una transición política ordenada cuando llegue el momento).

La tercera etapa comenzó cuando Hu Jintao asumió el cargo entre 2002 y 2003, y no ha terminado todavía. En las palabras de Xiao Gongqin, la tarea principal de esta etapa es “proporcionar medios de vida de las personas”, es decir, la redistribución de la riqueza y la entrega de la justicia social. Dicha tarea, según el autor, no se llevó a cabo durante los primeros seis años en el cargo de la administración de Hu-Wen (libro de Xiao fue publicado en 2009), por lo que “por el momento cualquier intento de democratizar fallará o devendrá en el populismo”.

A pesar de que la cuarta etapa aún no ha comenzado, Xiao lo describe como un período ofrecido por un “sólido y eficaz de la sociedad civil”. Para que ésta tenga éxito, por ejemplo la sociedad civil debe contribuir con (a) la institucionalización del estado de derecho, (b) la adopción generalizada de una postura tolerante vis-à-vis las opiniones disidentes, (c) la concesión de pleno efecto a los derechos civiles y (d) la aplicación de la competencia política gradual (a partir experimentalmente en las partes más ricas del país).

Cabe señalar que por Xiao Gongqin “sociedad civil existe en China desde la dinastía Song” (960-1279), y se extinguió en el siglo 20 como resultado de “señores de la guerra, la invasión japonesa, la guerra civil y el sometimiento del PCC en la era de Mao “. Debido al alto nivel de desarrollo económico alcanzado desde principios de 1990, “la diferenciación social y la pluralización de los intereses económicos han ayudado al renacimiento de la sociedad civil”.

La quinta etapa se caracteriza por la consecución de la democracia, aunque Xiao era reacio a dar muchos detalles sobre cómo podría ser similar y la situación del PCC durante esa fase. Él, sin embargo, argumentan que la democracia china “llegará a parecerse mucho a los de otros países con sociedades civiles corporativas dirigidas por el Estado (Japón, Corea del Sur y Singapur)”.

Observaciones finales

Casi cuarenta años de reforma económica han traído enormes cambios en la sociedad china, a la que el sistema político se ha adaptado ligeramente. Una economía orientada hacia el mercado trae consigo una variedad de nuevas funciones sociales. Cuando este tipo de pluralismo se entrelaza con la desigualdad, surgen tensiones entre el Estado y la sociedad. Los intelectuales liberales en la República Popular China están de acuerdo en todo con la idea de que creó tensiones en las relaciones Estado-sociedad, junto con la escasa participación política, aumentar las contradicciones sociales.

El aumento de las tensiones es una señal de que se pide un cambio político. En la China de hoy, sin embargo, hablando de las tensiones es problemático porque puede ser representado como desafiando a la directiva del centro de la fiesta para promover la armonía. En consecuencia, deben eludir la aplicación de la reforma política.

La voz de los tres intelectuales analizados es una buena señal de (a) la pluralidad de los rangos entre los educados y (b) los intereses de liderazgo en hacer caso a las advertencias de los estudiosos. Intelectuales chinos, no importa a qué punto de vista político adhieran, están convencidos de que el sistema político debe evolucionar. Sin embargo, la perspectiva de un cambio político en China no es clara, porque los intelectuales no expresan la unanimidad sobre la cuestión de la trayectoria política de la República Popular China.

Los tres enfoques adoptados en el presente documento conceptualizan un diagnóstico de la China actual y la trayectoria que el PCC debe seguir para evitar tensiones (que podrían crecer en violencia y caos). Sus trabajos muestran que la reforma política es un medio para asegurar la armonía y la estabilidad en la sociedad, así como una herramienta para mejorar las instituciones chinas, dadas las disfunciones que sufren los regímenes leninistas. Sin embargo, un autor señaló que existe un prejuicio arraigado en la élite del PCC en relación con (a) la superioridad del sistema político de China, (b) la necesidad de la autocracia para lograr el desarrollo, y (c) la democracia como daño que puede causar quiebres a la integridad de China .

Con respecto a la democracia, los autores lo ven como una tendencia imparable en la historia del mundo y una herramienta para lograr el desarrollo. En sus artículos se pueden observar varias tareas pendientes para garantizar una base sólida para la democracia: la redistribución de la riqueza, la entrega de la justicia social y la construcción de una sociedad civil fuerte y eficaz. Ellos consideran que la contribución central de la sociedad civil debe ser el establecimiento de prácticas e instituciones que facilitan el comportamiento racional y el compromiso democrático.

Sin duda, es posible que en algún momento el PCC resuelva que será necesaria una reforma política para llegar a más objetivos económicos y mantener la estabilidad social. Una de las razones para desencadenar esta posibilidad es el desarrollo de la contradicción entre el logro de la prosperidad y mantener el control del partido en el poder político: en caso de desaceleración económica, la reforma política podría convertirse en parte de la solución.

Muchos aspectos de la reforma política se relacionan con el estado de derecho, y la lucha contra la corrupción es la herramienta primordial de este último. Eso es quizá la razón por la cual el PCC, en 2014, expuso requisitos específicos para la mejora de la legislación del Estado en materia de corrupción. La lucha contra la corrupción no sólo le dará la dirección de la República Popular China un control sobre la construcción de un gobierno limpio, sino que también impulsará a la economía china, como un Estado de derecho, sello sine qua non para una economía de mercado.

La corrupción es un fenómeno cultural profundamente arraigada en la República Popular China: la fe tradicional china (por ejemplo, en “conexiones” o “relaciones”) “guanxi“, es el factor más importante para explicar la continuidad y la magnitud del problema. Los principales culpables son más evidentes y ordinarios: gobierno de un solo partido y el control estatal de la economía. En un Estado de régimen de partido, hay una falta de controles y equilibrios firmes, lo que resulta en la propagación de la corrupción y el soborno. Y el control estatal de los recursos genera abundantes oportunidades para la corrupción.

El impulso hacia un gobierno limpio llevado por Xi Jinping es el cambio político clave que tiene lugar en la China de hoy. En un escenario optimista, Xi lograría derrotar confrontación interna y pasar a ampliar la reforma legal. Ese entorno propicio para el cambio legal produciría una evolución política gradual, vinculado a la evolución de la psicología de los burócratas.

Por lo tanto, el escenario más probable será que el control constante sobre los funcionarios públicos les haría consideran la corrupción como peligroso (y, tal vez, finalmente, ni siquiera atreverse a pensar en ello). Esto, a su vez, podría cambiar poco a poco el gobierno omnipotente de la era de la economía previsto para guiar un gobierno bajo el imperio de la ley que asume sus funciones. En consecuencia, se llevará a cabo un importante primer paso hacia la democracia real, y los puntos de vista liberales sobre la reforma política serán para demostrar su validez.

No hay comentarios

Dejar respuesta