¿Qué es el partido de la Red y cómo surge?

El Partido de la Red es una herramienta que apunta a innovar, donde nadie se está animando a hacerlo. Surge en abril de 2012, a partir de un grupo de ciudadanos de Buenos Aires, que nos empezamos a encontrar entendiendo que en el mundo y que, particularmente, en Argentina hay también una crisis de representación política. Sentimos que el sistema político le da cada vez más la espalda a la ciudadanía y las manifestaciones que vivimos en el mundo desde 2012, como por ejemplo en la “Primavera árabe” hasta este tiempo están denunciando, claramente, que hay una enorme crisis de representación y un gran denominador común en esas marchas, se manifiesta la necesidad de una democracia real, una democracia acorde a las tecnologías y a la sensibilidad del siglo XXI.

Entonces arrancamos con la premisa de lograr transformar esa agitación en la construcción de algo que impacte en el sistema político y que luego logre transformarlo para bien, mejorar la calidad democrática y la cultura comenzando por nuestra Ciudad que es Buenos Aires. Nos propusimos hackear el sistema político, esa fue la premisa inicial.

Comenzamos a pensar en un sistema con una democracia en red: un software libre, una aplicación que está hecha por parte de una comunidad de programadores y desarrolladores, que apunta a poder incorporar la mirada de toda la ciudadanía y a construir una inteligencia colectiva, donde se pueda opinar, debatir y decidir sobre todos los proyectos de ley que se traten en la legislatura y complementado con un componente offline, que garantiza que lo que se debate o se decide y surja como resultado de esa inteligencia colectiva impacte en el sistema político, eso sería el Partido de la Red.

El Partido de la Red es un partido que está camino a su primera elección, con una promesa de campaña fundamental y concisa: nuestros legisladores se comprometen a votar siempre acorde a lo que se resuelva con esta inteligencia colectiva online. De esa manera logramos empezar a incluir una nueva lógica, vivir una nueva forma de ver la política y revitalizar la democracia, a través de un partido político que tiene ambiciones ciudadanas antes que ambiciones políticas.

Durante el último año y medio llevamos adelante el proceso legal para poder constituir el partido político, avanzamos mucho con el desarrollo de la plataforma. Somos una comunidad muy grande de voluntarios, hemos iniciado un debate en la sociedad argentina sobre las nuevas tecnologías para revitalizar nuestro sistema político y también participar de foros internacionales presentando la idea que surge a partir de nuestra generación, desde la primavera árabe hasta nuestro tiempo.

¿Cuál es el disparador que los motiva a crear un nuevo partido político?

Las manifestaciones de la Primavera Árabe fueron un disparador global, aunque también hubo manifestaciones en Argentina, Brasil, España, Estados Unidos, Grecia, Irán, Turquía, Ucrania, etcétera.

Vimos un vapor que no estaba siendo contenido por la válvula… Sentimos que el sistema político que tenemos es herencia de un accidente tecnológico de hace más de 200 años. Cuando uno se pone a investigar cómo es que funcionan efectivamente el gobierno y el parlamento se da cuenta que opera sobre tecnologías de hace más de 200 años.

¿Cuáles son los objetivos a corto, mediano y largo plazo, más allá de los resultados de las próximas elecciones?

A corto plazo, estamos yendo a elecciones en octubre, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y apuntamos a conseguir al menos 100.000 votos que nos permitan conseguir dos o tres bancas en la legislatura porteña para el mandato de los próximos cuatro años. Estos legisladores del Partido de la Red se van a comprometer a votar siempre de acuerdo a nuestra plataforma online, y con el tiempo vamos a poder ir mejorando, adaptando y evolucionando una de las primeras plataformas de debate democrático que impacta en el sistema político y tratar de ir evolucionando. Nuestra propuesta política, fundamentalmente, se basa en incluir la inteligencia colectiva al proceso de toma de decisiones del ámbito legislativo. Decimos que podemos llevar 100.000 ideas a una banca en la legislatura y que eso no es algo “tirado de los pelos”, sino que es algo bien factible.

En el mediano y largo plazo, imaginamos que va a haber mucho para aprender, mucho para crecer y mucho por descubrir, pero sentimos que estamos encarando y llevando adelante un proyecto que apunta a ofrecer una propuesta y solución concreta a problemas que requieren innovación y requieren de incorporar y ser pensados de manera distinta para no tropezar con la misma piedra. Es un proyecto que tiene aspiraciones globales, poder llevar el Partido de la Red a diferentes ciudades, dentro del país y afuera también. Es algo que se puede hacer muy fácilmente, porque lo que estamos haciendo es una herramienta social, que nace de las nuevas generaciones, con el objetivo y la esperanza de crear un cambio en el sistema político.

En cuanto al funcionamiento interno del partido ¿Cómo se eligen las autoridades y los candidatos?

En principio tuvimos que cumplir con las obligaciones legales para formar un nuevo partido y conseguir 4000 afiliados, que fue el proceso que llevamos a cabo el último año y medio. Salimos a la calle a contar nuestra propuesta y fuimos sumando adhesiones que nos permitieron anotar el partido legalmente en la ciudad.

El partido cumple con todos los requisitos que exige la justicia electoral, entre ellos, el más importante que es la carta orgánica, que rige al partido político. La carta orgánica tiene que estar sujeta a la ley y a la coyuntura del distrito electoral donde se inscribe para participar de comicios y nosotros hicimos todo acorde a lo que exigía la ley de CABA.

Internamente, hemos tenido momentos de toma de decisiones importantes, siempre hemos tomado decisiones por consenso, en asambleas con quienes están trabajando voluntariamente en el partido, que son los pares activos que trabajan a la par de nosotros, como estipula y lo exige nuestra carta orgánica. La elección de autoridades puede realizarse tanto por consenso como por votación de afiliados al partido, como en cualquier partido tradicional. Tenemos los mismos mecanismos internos que los demás partidos de CABA.

Indudablemente cuando hay cuestiones de escala como pueden ser 4000 o 100.000, si llegamos a ese caudal de afiliados, al día de hoy ya tenemos la tecnología para lograr consensos, de hecho es una de las ambiciones que tenemos, poder desarrollar desde nuestra plataforma online herramientas de debate y deliberación que logren construir grandes consensos.

Más allá de eso, la ambición principal que tenemos como proyecto político es lograr aumentar el nivel de participación ciudadana, bajando los costos de la participación ciudadana, ya que hoy participar en política es una decisión de vida, requiere dejar todo de lado, entregar tu vida a la causa o al partido que mayor afinidad uno siente, y dedicarse a la militancia, es una decisión de vida a la que muy pocos tienen la oportunidad o voluntad de hacerlo, para algo que en definitiva, afecta a todos los ciudadanos. La misión que tenemos hoy es bajar el costo de participación, que participar en política no sea una decisión de vida sino que sea algo que podamos ejercer como un derecho más en nuestra vida y que lo podamos hacer, justamente, con la tecnología, es una forma mucho más fácil de interactuar en el sistema político de formas extraordinarias y eso no está ocurriendo porque no hay nadie que, en la arena política, proponga algo así o similar. Si el día de mañana el partido crece, las herramientas que estamos preparando podrán impactar en el sistema político y de forma interna al partido.

El componente más importante que tiene el Partido de la Red es el software que estamos desarrollando, su ideología, su lógica, su propuesta central encarnada en el código de ese software, que es un código abierto, software libre y el que apunta a que podamos construirlo como una herramienta para la sociedad, lo más importante que tiene es que al ser abierto y libre puede ser utilizado y adaptado por cualquier otro partido político. Estamos totalmente abiertos a esa posibilidad. No hay ninguna restricción en ese sentido.

Por otro lado, la participación que esperamos dentro del Partido de la Red no es necesariamente para nosotros, sino para la ciudadanía. Queremos armar una herramienta para la Ciudad de Buenos Aires, en principio, y que todos puedan participar de la toma de decisiones, por que un atributo o virtud de la inteligencia colectiva. Mientras más voces haya, más miradas haya, mejor operará, mejor funcionará y más creativa se volverá. Entendemos, por lo tanto, que esto apunta a un mejoramiento sustancial de la democracia y que, por otro lado, imparte también una vocación pedagógica, armar una nueva herramienta que nos ayude a todos a construir una sociedad más democrática, una sociedad más abierta al debate, al disenso, a que haya diferentes miradas y que todos nos podamos enriquecer de estas diferencias.

En una sociedad tan politizada como la nuestra, tratar de generar mayor cultura política también forma parte de nuestra herramienta, porque puede llevar esos hábitos y prácticas de una forma interactiva muy concreta, sobre todo por el hecho de que las opiniones de los ciudadanos comenzarán a volverse vinculantes poco a poco y va a hacer que nos responsabilicemos cada vez más por lo que opinamos, por lo que sentimos a la hora de ejercer nuestros derechos o de participar en política.

¿Cómo funcionaría entonces el software “Democracia OS” desarrollado por el Partido de la Red?

Lo que el software propone es una democracia en red, a lo que apuntamos es a que el software transforme en un híbrido a la democracia de hoy, entre democracia representativa y democracia directa. Los ciudadanos van a poder votar directamente sobre temas que se sienten capacitados para opinar y votar, en caso que no se sientan de esa manera podrán delegar su voto a través del software, a un tercero para que voten por ellos en función de cada tema. Es decir, si yo tengo un amigo que considero que sabe más que yo sobre medio ambiente, salud, educación o transporte, puedo delegarle mi voto para ese tema, de esa forma tendremos miradas expertas que irán emergiendo a partir del software. Al mismo tiempo, se podrá cambiar la delegación o se podrá ir modificando acorde a lo que voy queriendo y sintiendo o a quien quiero darle el voto el día de mañana.

Esto haría que sea un sistema mucho más dinámico. Lo más interesante es que con este software podemos pasar de votar una vez cada dos años a participar una vez por semana o cada vez que haya sesión en la legislatura.

Entre las funciones de los legisladores se encuentran la de promover y presentar en la legislatura nuevos proyectos de ley. En el caso del Partido de Red ¿cómo se elegirían los temas para abordar un nuevo proyecto, el enfoque e ideología del mismo y quién lo redactaría?

Tenemos un largo camino por delante, inicialmente estamos enfocados en el software para poder tratar los temas que lleguen al despacho en la legislatura. Lo siguiente en nuestro road map es generar propuestas de abajo hacia arriba, que entre todos podamos ir construyendo con un sistema de up boating o de aporte ciudadano la agenda de nuevos proyectos. Con diferentes propuestas que lleguen directamente de la ciudadanía y después tratar de hacer el trabajo parlamentario de estas propuestas, llevarlos al lenguaje técnico, que compatibilice con el sistema legal vigente en CABA. Esta es una tarea puntual, que se hará desde los equipos técnicos del partido. Pero queremos permitir a la ciudadanía que envíe sus propios proyectos y que se vayan elevando dentro de nuestra plataforma. No importaría que la cantidad de propuestas fuera alta, la escala no es un problema o factor limitante para la tecnología digital, simplemente los proyectos que tuvieran mayor atención, mayor injerencia o que su exposición los jerarquice naturalmente por ser parte de la lógica de nuestro sistema.

No vamos a ir a favor de nada que atente contra nuestro método o cualquier rumbo que sea controlar o regular internet. Tampoco iremos a favor de los contenidos educativos o políticas en contra del uso de las computadoras. Para un partido con nuestras características, lo principal, que proponemos como agenda positiva, es la programación en las escuelas, para que haya mayor nivel de alfabetismo digital y en pos de reducir y anular esa brecha. Nuestro sistema va a funcionar mejor cuantas más voces y miradas estén participando y va a estar cada vez más legitimado en función de eso, por eso anular la brecha digital es una meta importante que tenemos hacia adelante.

Personalmente creo que la formación en programación desde primer grado hasta quinto año de la escuela secundaria va a ser clave, ya que la alfabetización que viene con internet, fundamentalmente, potencia la forma en que pensamos, está muy de la manos con aprender nociones básicas de programación sobre todo teniendo en cuenta el rumbo del mundo desde hace décadas, desde la irrupción de internet. Así como la imprenta democratizó leer y escribir, que hasta ese momento era solo para los ricos y poderosos de Europa, la imprenta ha sido la fuerza disruptiva que ha hecho que hoy todos aprendamos a leer y escribir desde los seis años de edad.

La programación es el nuevo lenguaje que tiene este nuevo paradigma, considera dentro de su disciplina más rentable leer y escribir la programación, esta es una síntesis de conocimientos muy interesantes que contribuyen a la formación de entender lenguaje simbólico lógico. Entender que las herramientas que usamos hoy en día no son solo para consumir contenido sino nos hacen creadores de contenido, editar un video en una computadora ya es programar, es software que hace otro software: es programación. Esto es un conocimiento fundamental que tiene que ir de la mano de la distribución de laptops, que afortunadamente ha sido una política nacional, provincial y municipal que hizo que ya este el hardware, ahora hay que hacer la renovación del software, renovación no se refiere necesariamente al software que opera en esa computadora, sino que refiere a la forma en que pensamos y actuamos en relación al sistema educativo.

¿Qué es la inteligencia colectiva?

Es interesante, ya que en términos históricos, el primer documento que registra un fenómeno de inteligencia colectiva data de 1906. Un paper académico en el que científicos descubrieron por primera vez la inteligencia colectiva, en una zona rural en la que sorteaban una vaca y le preguntaban a la gente que adivine el peso de la vaca, obtuvieron como resultado del promedio de las respuestas de cada persona que participó un margen de error con respecto al peso real del animal de menos del 1%. La voz más experta le había errado por 40 kilos y el menos experto por 5000 kilos, pero el promedio de todas las voces daba un resultado casi exacto al verdadero peso de la vaca. En experimento internos hemos podido validar ese experimento, entonces podemos extraer inteligencia colectiva desde internet, a partir de captar la información que está latente en la cabeza de todos nosotros a partir del fruto de usar cómputos y de símbolos para poder ordenar esa información. Google opera sobre sus resultados de búsqueda, estos están hechos a partir de la inteligencia colectiva, lo que mide es el peso de los links y, justamente, los que ponen los links en las páginas web son seres humanos, no computadoras. Google lo que ha hecho es construir un algoritmo que le permite ordenar esa información que está distribuida en la cabeza de todos nosotros. Wikipedia ha llegado a ser, en menos de una década, la fuente de información con mayor autoridad de la humanidad a la hora de buscar información en la web, y la Wikipedia se ha nutrido fundamentalmente de la inteligencia colectiva, haciendo desaparecer a, por ejemplo, la enciclopedia británica. Eso habla del cambio de paradigma que está atravesando a la forma en que en la humanidad construimos conocimiento, ya el conocimiento no nos es dado de una forma de arriba hacia abajo, o una autoridad que nos dice que tiene las respuestas a todo y nosotros obedecemos ciegamente a ese paternalismo, sino que entre pares estamos construyendo formas de conocimiento completamente nuevos, mucho más agiles y dinámicos porque se instrumentan a partir de la fibra óptica y estas máquinas que están conectadas en red, que además tienen un alcance global. En un mundo donde se ha globalizado la mercancía, creemos que es fundamental que se comiencen a globalizar los derechos y nuestras nociones de política.

¿Qué es hackear la política?

Hackear es un concepto originario de Silicon Valley, cuando hablan de un hacker, hablan de una persona curiosa, que quiere entender cómo funcionan los sistemas, cómo funcionan las cosas en general. A veces, para entender cómo funcionan las cosas hay que ver dónde están sus fallas y hay que ver cómo es que se pueden romper. Una vez que uno logra detectar una falla o como puede romperlo, recién ahí uno puede buscar y construir una solución mejor, esta es la lógica sobre la que ha operado toda la industria del software a lo largo de las últimas décadas. Es una cultura muy orientada a compartir información y que a veces medios tradicionales usan el término peyorativamente para referirse a crímenes digitales pero los que venimos del “palo” de la tecnología y la informática sabemos que poco tiene que ver con eso, tiene que ver con entender dónde está la falla del sistema para poder construir una solución mejor, queremos en ese sentido hackear al sistema político, buscar la falla para mejorarlo.

¿El Partido de la Red está conectado globalmente?

Estamos en contacto con todos los partidos similares que han surgido en el mundo, nos parece que es una coincidencia muy feliz porque también nos valida en que lo que sentimos que ocurre en nuestra ciudad no es algo exclusivo de CABA, sino que es parte de un fenómeno global, relacionado con las manifestaciones mencionadas al principio. Hay un partido Wiki en México, el Movimiento Despertar Ciudadano en Paraguay, el Ciudadano Inteligente en Chile, Red Sustentable en Brasil, Partido del Futuro y el Movimiento Equo en España y el Partido Pirata en Alemania, que es uno de los que ha surgido de internet, tal vez con una agenda más orientada al replanteo de la propiedad intelectual, pero que tenemos también muy buena sintonía. Con todos ellos mantenemos contacto, hemos tenido llamados por Skype, chats, listas de mails, estamos en contacto permanente y nos sentimos muy identificados, compartimos también un espíritu de colaboración muy grande porque la experiencia que uno suma en su lugar puede contribuir a la causa de otro en su lugar, esto también es fruto de como internet ha bajado las barreras de la organización drásticamente y con muy poco se puede lograr mucho y más rápido.

No hay comentarios

Dejar respuesta