Hasina personaliza la normalización democrática con las promesas de superar la era de confrontación partidista y de concentrar sus esfuerzos en luchar contra la pobreza, la corrupción y el terrorismo islamista. Inició su forzado exilio en el Reino Unido y más tarde se trasladó a India, acogida a la protección de la primera ministra Indira Gandhi, gran amiga de su malogrado padre.

A comienzos de 1981 continuaba en el país vecino junto con su esposo e hijos cuando la BAL, que de mala manera se había sumado al proceso de normalización constitucional abierto en Bangladesh tras las grandes perturbaciones del año 1975, la eligió su presidenta. Volvió para para encabezar la oposición al régimen autoritario del general Ziaur Rahman, cerebro del golpe de 1975, luego administrador jefe de la ley marcial y desde 1977 presidente de la República.

La BAL, que desde el año 1983 auspiciaba un Movimiento por la Restauración de la Democracia (MRD) integrado por una veintena de formaciones representativas de todos los sectores del espectro político y con una estrategia de manifestaciones, huelgas generales (hartal) y otras formas de desobediencia civil, participó en las elecciones legislativas del 7 de mayo de 1986, en las que obtuvo 73 escaños y quedó en un distante segundo puesto tras el Partido Nacional (Jatiya Dal) de Ershad. Ershad dimitió el 4 de diciembre de 1990 bajo la formidable presión de la coalición opositora y la jequesa se dispuso a jugar un papel de primacía en el nuevo curso político.

En septiembre de 1991, el electorado aprobó cambios en la Constitución, creando formalmente un sistema parlamentario y que regresan poder gobernante a la oficina del primer ministro, como en la constitución original de Bangladesh. En octubre de 1991, los miembros del parlamento eligieron a un nuevo jefe de Estado, el presidente Abdur Rahman Biswas.

La Liga Awami ganó 146 escaños en las elecciones parlamentarias de 1996. El apoyo del Partido Jatiya y algunos candidatos independientes fueron suficientes para los 150 o más escaños necesarios para la mayoría requerida. Hasina prestó juramento como primer ministro de Bangladesh, se comprometió a crear un Gobierno de Unidad Nacional. Aunque algunos partidos más pequeños y algunos individuos de BNP quisieron unirse al gobierno, la distancia entre los dos principales partidos políticos (así como sus dirigentes) se mantuvo tan grande como siempre.

Hasina se convirtió en la segunda mujer de la historia en recibir el poder político por vías democráticas de otra mujer; el precedente se había producido dos años antes en la vecina Sri Lanka, entre Chandrika Kumaratunga y su madre Sirimavo Bandaranaike, con la salvedad de que entonces se trató de una transferencia directa, sin mediación de un gobierno interino y entre miembros del mismo partido.

La flamante primera ministra se hizo cargo también de los ministerios de Defensa, Medio Ambiente y Recursos Forestales, Trabajo, Aviación Civil y Turismo, y Planificación, Información y Textiles, lo que reafirmó su posición dominante en un sistema republicano revisado donde el presidente y jefe del Estado disponía ahora de unas atribuciones sólo ceremoniales.

En las elecciones de diciembre de 2008, el partido de Sheikh Hasina ganó 230 escaños, dándoles la mayoría de dos tercios en el parlamento. Ella hizo una alianza con JP y los frentes de izquierda y ganó 252 escaños en el parlamento. Sheikh Hasina tomó juramento como primer ministro el 6 de enero de 2009. Ella fue re-elegida primer ministro el 05 de enero de 2014.

SUS POLÍTICAS

La primera ejecutoria de Hasina se caracterizó por sus esfuerzos para asentar un crecimiento económico sostenido, tarea tremendamente complicada en un país superpoblado (con 127 millones de habitantes registraba, exceptuando los microestados, la
densidad demográfica más elevada del mundo), con serios déficits humanos y sacudido periódicamente por inundaciones catastróficas: apenas elevado una decena de metros sobre el nivel del mar la mayor parte de su territorio, con un vasto delta fluvial ( Banladesh es particularmente vulnerable a los anegamientos) cuyo poder destructivo se multiplica cuando la temporada del monzón se combina con la llegada de ciclones tropicales desde el océano Índico.

Hasina se convirtió en la segunda mujer de la historia en recibir el poder político por vías democráticas de otra mujer

En octubre de 1998, tras el paso del último ciclón en el mes de mayo, el Gobierno solicitó y consiguió del FMI un préstamo de emergencia para costear las labores de reconstrucción.
Para este objetivo, Hasina confió en la capacidad exportadora del sector textil, punta de lanza de los esfuerzos de industrialización, por lo que se mostró muy activa en la promoción de iniciativas de cooperación con los países ribereños del golfo de Bengala y los vecinos de la península indostánica, siendo la más prometedora el área de libre comercio que la Asociación de Asia del Sur para la Cooperación Regional (SAARC, integrada además por India, Pakistán, Sri Lanka, Nepal, Maldivas y Bután) planeaba inaugurar en 2001; sin embargo, este Área de Libre Comercio de Asia del Sur (SAFTA) no iba a empezar a articularse, con considerable retraso, hasta 2006.

Hasina aplicó una política económica liberal no muy diferente de la practicada por su predecesora, aunque sí de manera más ordenada y menos identificada con las prácticas ilícitas, con el objetivo de atraer las inversiones productivas y los vitales créditos al desarrollo.

El 5 de enero del año 2009 el presidente Ahmed invitó a Hasina Wazed a formar parte del nuevo Gobierno, al día siguiente, posterior a su juramento como primera ministra, Hasina tomó para sí las carteras de Defensa, Electricidad, Petróleo y Recursos Minerales, Vivienda y Obras Públicas, Asuntos Religiosos, Establecimientos, y Asuntos de la Mujer y la Infancia.

Como gran novedad, dos mujeres se hicieron cargo de los ministerios Asuntos Exteriores e Interior. ◊

Compartir
Artículo anteriorHistorias desde el hospital en Jamer - YEMEN
Artículo siguienteEl maestro Tiziano. Amor Sacro, amor profano

Lic. en Relaciones Internacionales (USAL), Profesorado en Diplomacia (USAL), Docente de RRII y Economía, Gerente General de Grupo B, Directora de revista internacional Reconciliando Mundos. Áreas de expertise: Mundo Islámico y árabe, Terrorismo y Seguridad Internacional. Consultora política, redactora en medios especializados. Reportera de Guerra miembro de Reporteros Sin Fronteras Miembro Nº18939. Misiones de seguridad y acción humanitaria en Medio Oriente.

No hay comentarios

Dejar respuesta