También buscan obtener ganancias comerciales, en todo o en parte por medios ilegales que luego serán legitimadas a través del lavado de activos, al tiempo que resguardan sus actividades a través de actos de violencia y/o corrupción. Los delitos que cometen son tan variadas como las estructuras organizativas que emplean.

INTRODUCCIÓN

En las últimas dos décadas, el crimen organizado se ha vuelto más complejo, lo que plantea retos cambiantes a nivel global, esto se debe en gran parte debido a que los delincuentes han transformado sus operaciones de manera que su alcance se ha ampliado y hacen que sea más difícil combatir la amenaza que representan. La globalización y la innovación tecnológica no sólo han afectado el comercio legítimo, sino que al mismo tiempo han revolucionado el crimen organizado.

En respuesta, el crimen organizado ha adoptado modelos estructurales que trabajan en red, han internacionalizado sus operaciones, y han incorporado profesionales de la tecnología dado que la misma les facilita sin siquiera moverse de un lugar físico poder cometer delitos en varios lugares al mismo tiempo. Sin dudas los delincuentes con la ayuda de la tecnología han visto que las fronteras internacionales como oportunidades, mientras que las fuerzas de seguridad aún las ven como obstáculos y debido a esto los criminales han ampliado su gama de herramientas y también sus objetivos.

El crimen organizado motivado por el dinero, y no por el poder, llena las necesidades no cubiertas por las estructuras de mercado lícitas y/o explota las empresas, los consumidores y a las naciones con fines de lucro. Los criminales organizados aprovechan los avances comerciales y tecnológicos que han reforzado la comunicación y los negocios internacionales. Utilizan métodos innovadores de mover recursos de procedencia ilícita en todo el mundo y se especializan en lavar dinero para poder dar legitimidad a sus ingresos de dinero sucio y es sabido que al tener disponibilidad de tanto dinero en efectivo intentan corromper a quienes se pongan en su camino y cuando eso no funciona, recurren a la amenaza y crean de esa forma lazos con empresarios, políticos y criminales.

Los criminales organizados modernos pueden preferir modelos estructurales celulares o en red que a su vez les permite cierta flexibilidad y es por eso que muchos grupos del crimen organizado en este nuevo siglo se forman alrededor de los regímenes específicos y de corto plazo pero suficiente para que sea considerado crimen organizado como es definido en el Protocolo de Palermo del año 2000 en su artículo segundo -tratado fundamental que hace frente a la delincuencia transnacional como un problema global- y la única herramienta completa que el mundo tiene y que entró en vigor en 2003. El mismo es el resultado luego de que en 1994, en la Conferencia Ministerial Mundial sobre la delincuencia transnacional en Nápoles, Italia[1], los Estados dieran un paso importante y pidieron un tratado multisectorial, dado que anteriormente, los tratados internacionales habían apuntado a un tipo de actividad ilícita, como ser tratados de tráfico de drogas por ejemplo, pero no hacia frente a tan amplia gama de actividades de la que se ocupaban los grupos del crimen organizado transnacional. El resultado fue COT, también conocida como la Convención de Palermo, que se terminó en el año2000.

La delincuencia organizada internacional ha adaptado sus tácticas y con la globalización y la tecnología han acelerado los tiempos y las formas en las que se comenten los actos iliciticos y es por eso que, los Estados y los organismos dedicados a elaborar estrategias para combatir al crimen organizado transnacional para que luego sean llevadas a cabo a través de las fuerzas del orden, han tenido que adaptarse a los cambios y a la velocidad de los mismos para estar preparados ante los nuevos métodos de que los delincuentes utilizan.

Como comentara en líneas previas la delincuencia organizada transnacional explota el sistema financiero de los Estados para poder mover las ganancias y los fondos ilegales, para eso, se contactan con proveedores de servicios financieros corruptos a nivel mundial y recientemente hemos sido testigos de un ataque que ha dejado inutilizables los servidores de la costa este de los EE.UU por más de 2 horas[2] y han atacado en varias oportunidades poniendo en peligro la seguridad de la información personal, la estabilidad de las infraestructuras empresariales y gubernamentales, y la seguridad y la solvencia de los mercados financieros de inversión.

Sin dudas las organizaciones criminales han entrado en el campo de la alta tecnología para maximizar el beneficio económico, estas tendencias recientes han hecho que la naturaleza de la delincuencia organizada sea muy diferente de lo que ha sido en el pasado.

MEDIDAS TOMADAS LUEGO DE LOS ATENTADOS DEL 11 DE SEPTIEMBRE DE 2001

En virtud de la legislación introducida después de los ataques del 11 de septiembre, los Estados Unidos han reforzado las medidas de seguridad para los extranjeros que entran en su país, esa medida se ha convertido en el siglo XXI en una práctica común en varios Estados, la misma dificulta a su vez, la falsificación de los pasaportes biométrico – que contiene un chip incorporado con imágenes faciales, datos personales, y huellas dactilares – son en la actualidad un requisito global para los viajes.

Más allá de lo explicado anteriormente esa medida sin dudas ayuda a combatir el objetivo de combatir el tráfico ilícito de migrantes, la trata de personas, el narcotráfico, el terrorismo, en fin el crimen organizado en su totalidad. Respecto del narcotráfico y el terrorismo claro está, que estos nuevos pasaportes ayudarán a prevenirlos solo si quienes se encaran de la seguridad de fronteras cuentan con la debida información de las personas sospechadas dado que de otra forma por más que en los pasaportes contenga toda la información de una persona si no está en las listas que advierten a éstos quedará solo en la teoría.

ORGANISMOS QUE TRABAJAN PARA COMBATIR EL CRIMEN ORGANIZADO TRANSNACIONAL

La policía nacional y el control de fronteras también son fundamentales para detener el crimen organizado. Sumergido el siglo XXI en la era de globalización, INTERPOL[3] es quien se encarga en el mundo de la cooperación policial, fundada en 1923, cuenta con 190 miembros, cada uno con una oficina central nacional atendida por las autoridades locales.

La prioridad de la agencia es que protege la comunicación entre los organismos encargados de hacer cumplir la ley, para proporcionar apoyo operativo, para gestionar bases de datos criminales internacionales, y para entrenar a las fuerzas de policía.

Por otro lado el Banco Mundial[4] y el Fondo Monetario Internacional[5] también se dedican a la lucha contra el crimen organizado transnacional, por ejemplo al realizar las evaluaciones de las disposiciones contra el lavado de dinero en los países que entrega cada Unidad de Información Financiera de los Estados. A su vez el Banco Mundial también lleva adelante esfuerzos para combatir la corrupción, y en 2011 se comprometió con $ 1.5 mil millones para combatir TOC en los próximos años, reconociendo su efecto corrosivo en el desarrollo.

La ciberdelincuencia le cuesta al año casi 1000 millones de dólares y se compone de una miríada de actividades ilegales, incluyendo los ataques cibernéticos en los gobiernos o negocios, robo de identidad y la piratería ilegal.

El acuerdo internacional más robusto que se ocupa de la delincuencia cibernética es el Convenio del Consejo de Europa sobre delincuencia en el ciberespacio [6] [7], es el único acuerdo internacional jurídicamente vinculante que rige la cuestión. Es importante destacar, que define los delitos de delincuencia cibernética como la interferencia de datos, la pornografía infantil, y la interceptación ilegal. El acuerdo también incluye un proceso de consulta anual para las partes llevadas a cabo por el Comité de la Convención sobre Delito Cibernético.

A nivel regional, las organizaciones y los grupos ad hoc han tratado de abordar los delitos cibernéticos, por ejemplo, la Organización de Estados Americanos (OEA) estableció un grupo de trabajo sobre los delitos informáticos[8], que encabezó una compilación de la legislación existente sobre ciberdelincuencia en los estados miembros de dicha organización. Ese grupo de trabajo, ha solicitado que los estados miembros de la OEA consideren la aplicación de los principios del Consejo de Europa Convenio sobre delincuencia en el ciberespacio. Del mismo modo, el grupo de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC)[9] ha tomado sobre el tema un plan de acción para luchar contra la delincuencia cibernética, que incluye la protección de la información personal, el desarrollo de capacidades de seguridad cibernética, y la sensibilización contra la ciberdelincuencia, a pesar del esfuerzo que esto organismos realizan las tasas de criminalidad cibernéticos siguen aumentando en todas las regiones de todo el mundo.

LA TECNOLOGÍA ES ESENCIAL PARA COMBATIR EL CRIMEN

A continuación se utilizará un escrito de la página del FBI de finales del año 2011 para que el lector pueda conocer como este organismo se ocupa de estar a la vanguardia de la tecnología para enfrentar al crimen organizado internacional. [10]

  • Centro Nacional de Información de Delitos: el centro administra el depósito de datos sobre delitos de la nación, y es consultado alrededor de 8 millones de veces al día por los departamentos de policía del país. La base de datos contiene información sobre propiedad robada así como información de fugitivos, personas desaparecidas o no identificadas.
  • Sistema Nacional de Antecedentes Penales Instantáneos: este programa evita que los delincuentes compren armas de fuego. El año pasado el sistema proveyó información a casi 16 millones de solicitudes de revisiones de antecedentes criminales. Se rechazaron más de 76 mil personas que buscaban obtener armas.
  • Intercambio Nacional de Datos para las Fuerzas del Orden Público: este programa provee acceso seguro y en línea a más de 124 millones de archivos con datos sobre arrestos y casos de libertad condicional y libertad vigilada.
  • Sistema Integrado de Identificación de Huellas Digitales: el FBI cuenta con la base de datos de huellas digitales más grande del mundo, con más de 70 mi
    llones de archivos en sus registros criminales. Estos archivos también contienen información como fotos de las personas arrestadas y datos con características físicas como cicatrices, tatuajes, estatura y color de cabello y ojos. Hace unos años las fuerzas del orden público realizaban alrededor de 70 mil consultas por día. Hoy ese número ha aumentado a 140 mil por día.

CONCLUSION

Para poder seguir combatiendo al crimen organizado internacional es necesario aumentar la cooperación internacional y el intercambio de información, para que sea posible disminuirlo en primer término y luego ir desmantelando estas organizaciones de carácter global y sofisticado que han explotado los cambios económicos, sociales, geopolíticos, y tecnológicos en las últimas décadas para convertirse en una actividad creciente alrededor del planeta. A su vez es necesario que en la lucha contra el crimen organizado se eliminen los obstáculos geográficos que dificultan agentes de la ley, dado que la tecnología es la herramienta número uno para realizar estas tareas, sin dudas las fuerzas del orden también han sido beneficiadas con la celeridad en que los datos se obtienen.

La delincuencia organizada se mueve rápidamente obligando a las fuerzas que la combaten a que se muevan rápidamente también y por eso la gestión de casos es esencial, incluso con toda la tecnología necesaria, los organismos encargados de hacer cumplir la ley están siendo demorados por los sistemas que no pueden comunicarse entre sí y muchas veces por la burocracia existente y la falta real de cooperación o inclusive el desconocimiento de la ley. Hoy en día los robos tradicionales distan mucho de los ciberdelitos y aun en muchos Estados la legislación aún va por detrás del crecimiento del crimen organizado en esta área.

Resta actualmente mucho camino por recorrer para que la comunidad internacional pueda combatir de manera más eficiente al crimen organizado transnacional debido a que varios Estados no han firmado tratados importantes, y la legislación nacional, por ende, se aplica de manera irregular.

Debido a lo expuesto en el párrafo anterior, y dada la debilidad de los marcos normativos globales, algunas regiones se han esforzado para hacer frente a la delincuencia transnacional por su cuenta estas decisiones son muy meritorias dado que las regiones se enfrentan a menudo a diferentes realidades, y las instituciones multilaterales locales, por el momento, pueden ser más adecuadas para combatir este tipo de amenaza al mismo tiempo este accionar preocupa dado que los enfoques regionales separadas podrían socavar las normas globales comunes o ayudar a que las actividades delictivas lleguen a las regiones más vulnerables, sumado a la escasez de datos y la imposibilidad de medir adecuadamente la actividad penal internacional obstaculiza las estrategias adecuadas para combatir a este flagelo que crece día a día.

[1] http://www.iri.edu.ar/revistas/revista_dvd/revistas/R8/R8DOC03.html

[2] http://www.clarin.com/sociedad/ataque-hackers-EEUU-gigantes-Internet_0_1672632896.html

[3] https://www.interpol.int/en/Internet

[4] http://www.bancomundial.org/

[5] http://www.imf.org/external/index.htm

[6]https://rm.coe.int/CoERMPublicCommonSearchServices/DisplayDCTMContent?documentId=09000016802fa41c

[7] http://portal.unesco.org/culture/es/files/19556/11515912191coe_es.pdf/coe_es.pdf

[8] http://www.oas.org/juridico/spanish/cyber_faq_sp.htm

[9] http://unpan1.un.org/intradoc/groups/public/documents/APCITY/UNPAN012298.pdf

[10] https://www.fbi.gov/news/espanol/avances-en-tecnologia-facilitan-el-combate-contra-el-crimen

Compartir
Artículo anteriorLas claves de la economía que viene
Artículo siguienteHaiti: se deteriora el estado de salud de niños, mujeres y hombres en las provincias afectadas por el huracán

Lic. Relaciones Internacionales (UP) 2010. Fundador de Mente Inter-Nazionale, Posgrados en UE-AL (Univ. Bologna, Argentina 2010, 2011, 2012) Posgrado Prevención de lavado de Activos y Financiación del Terrorismo (UBA 2012). Maestrando en Relaciones Internacionales (UBA, tesis en curso) 2013-2014. Miembro del Proyecto de Investigación de la Maestría en RR.II UBA 2014-2016. Miembro del departamento del área de Seguridad y Defensa en IRI, La Plata. Miembro del departamento de Paz y Seguridad en unitedexplanatios.org . Miembro investigador en Corte Penal Latinoamericana y del Caribe contra el Crimen Transnacional Organizado (COPLA). Docente en UCES. Consultor y analista sobre PLA.

No hay comentarios

Dejar respuesta