LA VISIÓN SOBRE CRIMEA

El presidente ruso, Vlaidmir Putin, pidió el 18 de marzo la reunificación de Crimea con Rusia, poco antes de que funcionarios de Rusia y Crimea firmaran un tratado que hace de Crimea, parte de la Federación Rusa. En RM te presentamos extractos del largo y significativo discurso de Putin refiriéndose a la cuestión Crimea.

992

“Todo en Crimea habla de nuestra historia compartida y el orgullo. Esta es la ubicación de la antigua Khersones, donde fue bautizado el príncipe Vladimir. Su hazaña espiritual de la adopción de la ortodoxia predeterminada la base general de la cultura, la civilización y los valores humanos que unen a los pueblos de Rusia, Ucrania y Bielorrusia. Las tumbas de los soldados rusos cuya valentía traído Crimea en el imperio ruso también están en Crimea.

Crimea es una mezcla única de culturas y tradiciones de diferentes pueblos. Esto hace que sea similar a la de Rusia en su conjunto, donde ni un solo grupo étnico se ha perdido con el paso de los siglos. Rusos y ucranianos, tártaros de Crimea y las personas de otros grupos étnicos han convivido en Crimea, conservando su propia identidad, tradiciones, idiomas y fe.

Por cierto, la población total de la península de Crimea hoy es de 2,2 millones de personas, de los cuales casi 1,5 millones son rusos, 350.000 son ucranianos, que predominantemente rusa consideran su lengua materna, y alrededor de 290,000-300,000 son tártaros de Crimea.

En los corazones y las mentes de las personas, Crimea ha sido siempre una parte inseparable de Rusia. Esta firme convicción se basa en la verdad y la justicia, y se transmite de generación en generación con el tiempo, bajo ninguna circunstancia, a pesar de todos los cambios dramáticos que nuestro país vivió durante todo el siglo veinte.

Ellos no se preguntan por qué fue que millones de ciudadanos ucranianos no vieron perspectivas en su casa y se fueron a otros países para trabajar como jornaleros. Sólo el año pasado casi 3 millones de personas encontraron estos puestos de trabajo en Rusia. Según algunas fuentes, en 2013 sus ingresos en Rusia ascendieron a más de $ 20 mil millones, que es alrededor del 12 % del PIB de Ucrania.

Me gustaría reiterar que entiendo a los que salieron en Maidan con consignas pacíficas contra la corrupción, la gestión estatal ineficiente y la pobreza. El derecho a la protesta, los procedimientos y las elecciones democráticas pacíficas existe con el único propósito de sustituir a las autoridades que no cumplen con el pueblo. Sin embargo, los que estaban detrás de los últimos acontecimientos en Ucrania tenían una agenda diferente: estaban preparando una nueva toma de posesión del gobierno, querían tomar el poder y que no llegaron a nada. Recurrieron al terror, asesinatos y motines. Nacionalistas, neonazis, Russophobes y antisemitas ejecutaron este golpe. Ellos siguen marcando la pauta en Ucrania para el día de hoy.

Las nuevas autoridades comenzaron con la introducción de un proyecto de ley para revisar la política lingüística, que era una violación directa de los derechos de las minorías étnicas. Sin embargo, fueron inmediatamente “disciplinados” por los patrocinadores extranjeros de estos llamados políticos.

Como un espejo, la situación en Ucrania refleja lo que está sucediendo y lo que ha estado ocurriendo en el mundo en los últimos decenios. Después de la disolución de la bipolaridad en el planeta, ya no tenemos estabilidad. Nuestros socios occidentales, encabezados por los Estados Unidos de América, prefieren no ser guiados por el derecho internacional en sus políticas prácticas, sino por la ley de las armas. Ellos han llegado a creer en su exclusividad y excepcionalidad, que pueden decidir los destinos del mundo, que sólo ellos pueden siempre tener razón. Hoy en día, estamos siendo amenazados con sanciones, pero eso ya lo experimentamos, lo que es muy importante para nosotros, nuestra economía y nuestra nación.

Ellos están constantemente tratando de arrastrarnos a un rincón, porque no tenemos una posición independiente, porque mantenemos y porque llamamos a las cosas como son y no nos dedicamos a la hipocresía. Pero hay un límite para todo. Y con Ucrania, nuestros socios occidentales han cruzado la línea.

Una cifra muy importante, que se corresponde exactamente con el resultado en el referéndum de Crimea: casi el 92 por ciento de nuestra gente apoya la reunificación de Crimea con la Federación Rusa.

Así, vemos que la gran mayoría de personas en Crimea y la mayoría absoluta de las personas de la Federación de Rusia apoyan la reunificación de la República de Crimea y la ciudad de Sebastopol con Rusia.

Ahora bien, esto es un asunto de decisión propia política de Rusia, y cualquier decisión que aquí se puede basar sólo en la voluntad del pueblo, porque el pueblo es la fuente última de toda autoridad.

Los miembros del Consejo de la Federación, los diputados de la Duma del Estado, los ciudadanos de Rusia, los habitantes de Crimea y Sebastopol, en la actualidad, de acuerdo con la voluntad del pueblo, que presente a la Asamblea Federal una petición para considerar una ley constitucional sobre la creación de dos nuevos entidades constitutivas dentro de la Federación de Rusia: la República de Crimea y de la ciudad de Sebastopol, y para ratificar el tratado sobre la admisión a la Federación Rusa de Crimea y Sebastopol, que ya está listo para la firma.

REFLEXIÓN SOBRE EL CONFLICTO

En el conflicto de Crimea, Ucrania y Rusia existen distintos tipos de intereses objetivos en juego, como los gasoductos y sus enormes ingresos, pero también, casi esencial, es que esos intereses son inseparables de la recuperación nacionalista liderada por Putin a través del Kremlin.

Putin en el discurso criticó abiertamente la globalización encabezada por Estados Unidos desde la caída del Muro, la que produjo la convergencia de modelos de crecimiento y la difusión de la tecnología en todo el mundo, incluyendo el ascenso de economías emergentes como China, Rusia, India y Turquía. Pero esa convergencia, en lugar de crear un mundo plano y homogéneo, ha acentuado las diferencias, porque la fortaleza económica engendra una reafirmación cultural, política e incluso militar.

Como vemos a diario en el mar de China Oriental, Siria o Crimea, Occidente ya no tiene las riendas del orden mundial. No las tiene nadie. La globalización significa, sobre todo, la interdependencia de múltiples identidades.

Vladímir Putin se apoderó de Crimea con la excusa del derecho de Rusia a proteger a sus habitantes de lengua y etnia rusa y en nombre de un renacimiento de la civilización ortodoxa y eslava. Desde esta perspectiva de la restauración rusa, puede parecer lógico que a Putin no le tiemble el pulso con la amenaza de expulsión del G-8. Según el Gobierno ruso “hoy el G-20 ha sustituido ya al G-8 y que importa más qué van a hacer China e India, no solo Europa y Estados Unidos”.