El sitio, de uso gratuito, solo requiere de un registro (Facebook o Twitter) y la elección de un perfil predefinido para personas (artistas, ingenieros, agentes de prensa, fotógrafos, luthiers) y entidades (bandas, estudios, radios y locales). Al ser diferente la formación de un músico, que la de un productor o de un estudio, el perfil de Louder­band se adapta a cada uno, permitiendo de cierta manera medir su nivel de profesionalismo por medio de los discos o conciertos en los que se participó, artistas con los que se trabajó, sus seguidores, notas periodísticas.

HISTORIA Y DESARROLLO DEL PROYECTO

RM: ¿Cómo nació el proyecto?¿Quiénes lo iniciaron? Y ¿Cuá­les fueron las expectativas iniciales?

Javier: El proyecto nació en el año 2010, cuando aún Myspace era la red social de referencia para los músicos y habíamos notado que, a los fines prácticos, no ofrecía he­rramientas útiles para la vida cotidiana de los mismos, era difícil conocer nuevos artistas según los criterios de bús­queda (por estilo, ubicación, etc). En ese entonces, le ofrecí a Mariano desarrollar la idea en conjunto, todo empezó en un bar, como tantos otros proyectos en Argentina.

Las expectativas iniciales fueron las de tener un sitio que usaríamos como músicos, ingenieros y por qué no como público. No partimos de la idea de un modelo de negocio sino como el desafío de generar un espacio en el que creamos y podamos defender. En el camino aprendi­mos que los tiempos no iban a ser los estimados, y hasta la fecha en que finalmente lo pusimos online, hicimos modi­ficaciones de varios diseños ya que todo cambia de manerucas, quien colaboró en generar un nexo más fuerte con los músicos y las relaciones con todos los integrantes del medio, ya que él está en plena acti­vidad como artista, nos ayuda a no estar tan metidos dentro del mundo de los programadores.

En las diferentes redes sociales que existen, se muestra, se comparte, se comenta, se ve y se escucha de todo, inclu­yendo eventos familiares, fotos de vacaciones, y ofertas de servicios que poco tienen que ver con la música. Estas redes no fueron pensadas para ser de utilidad a los músicos, y no fueron ideadas por músicos tampoco.

Al no tener un único lugar para mostrar sus trabajos de manera profesional, sin contaminarse con otros contenidos y temáticas, para los integrantes de la industria musical, In­ternet puede ser un lugar estresante, que demanda mucho tiempo y esfuerzo.

MISIÓN Y VISIÓN

RM: ¿Cuál es el aporte que brindan a la comunidad?

Lucas: En principio nuestra misión estaba más enfocada en la problemática particular de la Argentina, que es la que conocemos mejor, en un ambiente que está en pleno cam­bio, donde algunos, inclusive, sienten que estamos en crisis pero nosotros creemos que pueden aprovecharse nuevas posibilidades. Creemos que es un momento en el que las bandas del “under” tienen cada vez más opciones, y que la idea de la gran compañía discográfica (como único medio para llegar a la gente) empieza a quedar obsoleta.

Nuestro foco es la interacción de los usuarios y no tan­to el alojamiento de la música, nos vemos como aliados a las grandes empresas que ofrecen ese tipo de servicio y no como una competencia, lo mismo para los videos. Nos interesa generar un espacio donde nos conectemos todos de una manera inteligente y precisa, si quiero buscar un estudio, que este hecho resulte fácil; lo mismo para una sala de ensayo o para saber si hay un show que está cerca de la zona en la que nos hallamos.

Otro de los puntos que nos interesan es el de los nuevos negocios para el ambiente, creemos que cada vez va a ha­ber más convivencia entre empresas y música, los primeros necesitan realizar acciones de marketing, y los segundos necesitan apoyo para poder hacer más y mejor música, ya que la venta de discos ya no es un negocio y el foco está en los shows en vivo.

La música tiene algo único por sobre las demás formas de arte, casi todos estamos involucrados, es muy difícil que una persona no escuche nada de música y, cada vez, es ma­yor la cantidad de personas que de alguna forma está crean­do musicalmente, por ejemplo los DJS (más allá de toda discusión sobre si son o no músicos), están inmersos en la escena, en la actualidad. Nuestro lema es “el mundo cambia y nosotros lo entendemos”, no estamos para pelear contra ello, sino para ser un nexo entre la tecnología y el arte.

RM: ¿Qué rol juegan las redes y lo virtual en su empresa?

Mariano: Las redes sociales son, hoy, la mejor forma de co­nectarse, pero la clave es la relación entre lo virtual y lo real, si nosotros publicamos un show y hay miles de personas que lo leen, pero ninguna va, entonces hay algo que está fallando. EL desafío actual es que no todo quede en una pan­talla, si te gusta una banda es bueno que la vayas a ver, nunca va a ser lo mismo un recital por TV que en vivo, lo que la gente transmite, el feedback con el artista.

Ambos mundos deben retroalimentarse, el show en vivo es un claro ejemplo; primero me entero por una publicación en la red, interactúo (compro la entrada online, publico la asistencia, converso con otros fans), voy al show, vivo la experiencia y la com­parto otra vez en las redes sociales. Todo se potencia.

Dentro de la dinámica de la empresa la red es funda­mental, son pocas las reuniones que hacemos cara a cara, tenemos espacios colaborativos como planillas online, don­de cada uno va agregando tareas en el momento en que surgen, sin necesidad de que otra persona esté presente. La mayor parte de las conversaciones las hacemos vía whatsapp o mails, nos comunicamos personalmente en casos muy específicos o urgentes.

RM: ¿Cuál es el producto en sí?

Lucas: Louderband cuenta con herramientas para satisfacer las necesidades que consideramos básicas para un músico: Conocer influencias, bandas anteriores, estudios y equi­pamiento de otros músicos. Promover su discografía, sus canciones, videos y shows. Encontrar otros exponentes musicales, ya sea por instrumento, estilo, ubicación, pro­ductoras o servicios cien por ciento relevantes para el rubro. Tocar en vivo contactando “venues”, concretando fechas y organizando eventos con otros artistas.

El contenido puede verse sin estar registrado, sin em­bargo al registrarse, un usuario verá publicaciones relacio­nadas exclusivamente con la información que cargó en su
perfil. De esta forma evitamos mostrar publicaciones irre­levantes para los usuarios.

LOUDERBAND HOY

RM: ¿Qué cantidad de socios y/o redes estiman para el 2015?

Javier: En la actualidad contamos con más de 10.000 usua­rios, en sólo 7 meses de vida y habiendo tenido muy poca comunicación en general, decidimos tener un período de prueba para aprender y modificar el sitio, la apuesta para este año es plantear una mejor propuesta; hacer más publi­cidad, así como empezar a posicionar la empresa en toda Latinoamérica, para luego abrirnos al resto de los países para el 2016.

Nos es difícil hacer un estimado para el 2015, ya que si tantas personas se sumaron con muy poca publicidad, no imaginamos lo que puede resultar cuando activemos todas las acciones que tenemos pensadas para este año. Somos optimistas en cuanto a los números pero por el momento nuestro orgullo es el “feedback” que tenemos, nos felicitan y agradecen, somos genuinos y creemos que eso se nota, hay pasión y respeto por lo que hacemos.

RM: ¿Cuál fue el capital inicial y el necesario para el futuro crecimiento de la empresa?

Lucas: El capital inicial es difícil de calcular, ya que princi­palmente la inversión fue destinada a desarrollo en distintas etapas, hicimos una inversión de unos U$50.000 aproxi­mados para que la rueda comenzara a rodar, luego rein­vertimos todo lo que fuimos generando mediante acciones con empresas, como en el caso del concurso que hicimos durante el 2014, con la gente de Alcatel One Touch, concur­so en el que tuvimos unas 700 bandas inscriptas.

La suerte de contar con proyectos como éste es que no es necesario un gasto en inmueble, la mayor parte del tiem­po cada uno puede participar desde su lugar, ya sea su casa, oficina, bar.

RM: ¿Cuáles considera que pueden ser los principales obs­táculos para el crecimiento del proyecto? (Tecnología, equi­pamiento, personal capacitado, espacio físico, capacitación en el rubro y en empresa, soporte en redes sociales y web.)

Mariano: El principal obstáculo es el del desarrollo, para po­der tener el sitio que soñamos se necesitan muchas horas de programación, mucha gente, personas dedicadas exclu­sivamente al proyecto. Los programadores calificados en Argentina pueden elegir con quién trabajar y de qué forma, existiendo empresas gigantes como Google es muy difícil poder hacer una oferta competitiva. Para poder tener la cantidad de desarrolladores requerida necesitamos mucha inversión, para tener mucha inversión tenemos que tener muchos usuarios y para captarlos tenemos que tener el si­tio que soñamos, que necesita de mucho desarrollo.

El próximo paso es buscar inversores, pero como cree­mos tanto en el proyecto no vamos a intentarlo aún hasta sentirnos cómodos como para negociar. Nos conviene se­guir trabajando con empresas que accionan con nosotros y tener la libertad para hacerlo de la forma en que nos gusta.

RM: ¿Desearían poder acceder a una capacitación en algún aspecto empresarial?

Lucas: Lo que buscamos, más bien, es tener asesoramiento o contar con personas capacitadas, no queremos dejar de tener una visión fresca así podemos seguir innovando, nos preocupa estar más atentos en el negocio global de la músi­ca que en el negocio empresarial del sitio en sí.

RM: ¿Cuál considera que es el valor/éxito de su empresa?

Lucas: En principio es que somos genuinos, respetamos el ambiente y queremos ser una herramienta útil, no quere­mos perder eso en el camino, creo que si alguien prueba el sitio se da cuenta de que lo hizo gente que conoce el medio y entiende las necesidades, dudo que lo sientan como al­guien que vino con una inversión gigante y ni siquiera sabe de qué está hablando. Por ejemplo, con el concurso de ban­das que realizamos con Alcatel One Touch quisimos que se notara que detrás hay gente que está preocupada por el am­biente de la música, la idea es que sea diferente y que a los artistas les sirva (por más que no ganen el premio mayor), y como el Concurso de Bandas Louderband – Alcatel One Touch exigía escuchar dos temas que estaban cargados sin nombre ni autor ,recién en el momento en que uno votaba a su preferido aparecían en pantalla los detalles de a quiénes les pertenecía. Eso provocó que el proceso de selección fue­ra más genuino y que no ganara simplemente quien tenía más “amigos” en las redes sociales que pudieran “regalar” votos, al votar se mostraban dos temas al azar y de esta for­ma nos aseguramos que hubiera una difusión real de ban­das, que la persona que participaba pudiera conocer y, por qué no, empezar a seguir artistas nuevos. Creemos que, por esa razón, tuvimos tanta aceptación entre los músicos. ◊

No hay comentarios

Dejar respuesta