El acceso a agua limpia es fundamental para el desarrollo socio-económico, para el cuidado y mantenimiento del medio ambiente y para la supervivencia humana. Miles de millones de personas viven todavía hoy con un acceso muy restringido al agua potable, un recurso esencial para la alimentación, la higiene y la salud. La mala calidad del agua y la falta de recursos de higiene y saneamiento atenta contra las posibilidades de subsistencia en muchos países con altos índices de pobreza,  graves niveles de desnutrición y contagio de enfermedades que podrían evitarse con una buena gestión de los recursos hídricos.

En julio de 2010 en la Asamblea General de la ONU se adoptó una resolución que reconoce el derecho al agua potable y a servicios básico de saneamiento como un derecho humano esencial para el pleno desarrollo de la vida y el bienestar de las personas.

Pero la escasez de agua y la falta de servicios básicos de higiene no se puede resolver de un día para otro; la mayoría de las personas que sufren en esas condiciones viven en zonas rurales de difícil acceso.

Actualmente, decenas de países sufren problemas para gestionar el suministro de agua dulce renovable y dependen de fuentes no convencionales; el aumento de las sequías y la desertificación también empeora esta situación. Conseguir que todo el mundo tenga acceso a agua potable es uno de los principales objetivos de Naciones Unidas dentro de su plan para reducir la pobreza a través del desarrollo sustentable.

La Organización de Naciones Unidas convoca a Estados y organizaciones internacionales a proporcionar recursos financieros, capacitación y transferencia de tecnologías para ayudar a los países en vías de desarrollo a continuar progresando y brindar una mejor calidad de vida para sus habitantes.

En el año 2000 ONU la lanzó el programa ¨Objetivos de Desarrollo del Milenio¨ (ODM) con la meta de reducir la pobreza extrema a nivel global.

El programa trabajo en un conjunto de medidas tendientes a mejorar de manera integral la calidad y la expectativa de vida de todas las personas; una de las metas fijadas para el plan de desarrollo se basaba aumentar el número de personas que tienen acceso al agua potable. ODM se propuso reducir para el año 2015 a la mitad el número de personas que viven sin agua potable respecto a 1990.

En la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sustentable (Rio + 20) de 2012 se analizaron los logros de los ODM y sus resultados proyectados a 2015, la fecha establecida como límite para completar el programa. A pesar de los grandes avances, para 2015 no se podrían cumplir con todas las metas planteadas en el 2000, y los dirigentes fueron conscientes de la necesidad continuar con la tarea mas allá de los ODM. Con ese impulso acordaron implementar un nuevo programa, ¨Objetivos de Desarrollo Sustentable¨, con miras a 2030 para concluir finalmente con la tarea de erradicar la pobreza. Para el nuevo programa se concertó priorizar, entre otros, el problema de la falta de agua potable y saneamiento que todavía afectan a miles de millones de personas.

Más allá de los logros obtenidos en los últimos años, los datos exhibidos en el último informe presentado por la ONU indican que todavía queda mucho trabajo por hacer y muchas personas por ayudar:

  1. Desde 1990, 2.600 millones de personas han obtenido acceso a mejores fuentes de agua potable, pero 663 millones todavía carecen de dicho acceso.
  2. Al menos 1.800 millones de personas en el mundo utilizan una fuente de agua potable que está contaminada con materia fecal.
  3. Entre 1990 y 2015, la proporción de la población mundial que utilizaba mejores fuentes de agua potable aumentó del 76% al 91%. Sin embargo, la escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial, y se prevé que esta cifra aumente.
  4. Más de 1.700 millones de personas viven actualmente en cuencas fluviales donde el consumo de agua es superior a la recarga.
  5. Actualmente, 2.400 millones de personas carecen de acceso a servicios básicos de saneamiento, como retretes o letrinas.
  6. Más del 80% de las aguas residuales resultantes de las actividades humanas se vierte en ríos o el mar sin que se eliminen los contaminantes.
  7. Cada día, cerca de 1.000 niños mueren a causa de enfermedades diarreicas prevenibles relacionadas con el agua y el saneamiento.

(Fuente: www.un.org/sustainabledevelopment/es/water-and-sanitation/)

¿Qué es el Desarrollo Sustentable?

Es un concepto que concibe el  desarrollo no solo desde una perspectiva relacionada al crecimiento económico sino que lo piensa como algo mas integral, asociado también al cuidado del medio ambiente y al progreso social;  se trata de un desarrollo que se puede mantener en el tiempo, sin agotar los recursos o causar daños irreparables en el ecosistema. El desarrollo sustentable fue en descripto en 1987 Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y el Desarrollo como aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para atender sus propias necesidades.

Este enfoque surge de la necesidad de mejorar las condiciones de vida de las personas en países en vías de desarrollo sin que se ponga en riesgo el medio ambiente y los ecosistemas.  

La Organización de las Naciones Unidas trabaja hace décadas con una lógica de sustentabilidad aplicada a todas las actividades y proyectos que lleva adelante, en búsqueda de mejorar la calidad de vida de las personas sin perder de vista el cuidado del medio ambiente para las generaciones futuras.

La situación de precariedad de muchos países no desarrollados los hace más propensos a sufrir crisis humanitarias por no contar con recursos mínimos para responder ante  cualquier tipo de eventualidad. La decisión política de revertir esta situación implica ejecutar medidas que aseguren una administración eficiente y responsable de los recursos naturales por parte de los hombres; la implementación de un programa de desarrollo sustentable depende de la voluntad de los gobiernos para formular políticas públicas que favorezcan y faciliten la concientización y participación de la ciudadanía y las empresas en la prevención de la contaminación del medio ambiente, el ahorro de los recursos energéticos y la inversión en nuevas tecnologías para el empleo de energías renovables.

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) promueve herramientas y recursos para ayudar a mas de 160 países en la lucha para erradicar la pobreza, reducir las desigualdades sociales y económicas, y terminar con la exclusión. Trabaja de forma conjunta con gobiernos y organismos internacionales en el desarrollo y ejecución de políticas públicas destinadas a mejorar la calidad de vida de las personas de los países mas vulnerables y de menores recursos.

En Septiembre de 2015 se realizó la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible en la ciudad de Nueva York donde se reafirmo el objetivo principal de luchar para erradicar para siempre y de todos los rincones del planeta la pobreza y se lanzo el nuevo programa ODS.

ODS: Plan 2015-2030

El PNUD apunta a alcanzar un crecimiento inclusivo a través de lograr una mejora en los servicios sin afectar el medio ambiente como se hizo desde el año 2000 con los ODM. El Programa mantiene la misma línea de trabajo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030: los ODS orientan la política de desarrollo y financiamiento para los próximos años, con el objetivo principal de erradicar la pobreza extrema de todo el globo.

El plan incluye 17 objetivos para mejorar el  mundo desde un enfoque integral que donde cada uno de ellos se interrelaciona con los otros. El trabajo del PNUD en la gestión del medio ambiente y el desarrollo sostenible a nivel global incluye la protección del ecosistema, la  gestión sostenible de la tierra, la gobernabilidad del agua y los océanos, capacitación sobre cambio climático, utilización de energía renovables, la gestión de los desechos y economía verde. Al mismo tiempo, para llevar esta gestión a la práctica es preciso enfocarse en las áreas de gobernabilidad medioambiental,  reglamentación, capacitación de dirigentes y empresarios, finanzas, derechos humanos, género, tecnología,  y de las alianzas públicas, privadas y de la sociedad civil a todo nivel. PNUD trabaja junto con otros organismos dentro y fuera de Naciones Unidas para abarcar cada una de estas áreas, todas fundamentales para alcanzar el objetivo final.

El PNUD asiste a los países en implementar sus obligaciones dentro del marco de los acuerdos medioambientales multilaterales e combinar estos compromisos con los planes y estrategias nacionales y sectoriales, con el fin de obtener recursos,  implementar programas que hagan avanzar el desarrollo inclusivo y sostenible y fortalecer los medios de vida. El Programa es un organismo implementador multilateral acreditado del Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Fondo Multilateral para la Aplicación del Protocolo de Montreal para los que ofrece servicios técnicos integrados en la formulación de programas, financiación, supervisión de la implementación, gestión de los conocimientos y resultados, evaluación y pagos basados en el desempeño. También brinda asesoramiento en la implementación de políticas publicas y capacitación para dirigentes y técnicos a la hora de poner en practica los programas.

Objetivo Nº6: Agua limpia

El acceso universal al agua y saneamiento es uno de los 17 Objetivos Globales de la nueva Agenda para el Desarrollo Sustentable que promueve un enfoque integral como mecanismo para alcanzar la meta máxima: erradicar la pobreza para siempre en todo el planeta.  Este objetivo dedicado al Agua está también directamente relacionado con el resto de los objetivos que abarca los ODS como el de salud, energía, alimentos o cambio climático, entre otros.

El agua es parte vital para plan de desarrollo sostenible y de reducción de la pobreza que lleva adelante Naciones Unidas; la escasez de agua afecta a casi la mitad de la población mundial, una cifra alarmante que amenaza con seguir creciendo por el aumento de las temperaturas globales producto del cambio climático.

Si bien mas de 2.000 millones de personas han conseguido acceso a mejores condiciones de agua y saneamiento desde 1990, la decreciente disponibilidad de agua potable de calidad es un problema importante que aqueja a todos los continentes y amenaza el bienestar de las sociedades.

El Objetivo Nº6 de los ODS propone: garantizar la disponibilidad de agua limpia y su gestión sostenible y saneamiento para todos. Esto incluye reducir la escasez de agua que afecta al 40% de la población mundial. Para 2030 el objetivo incluye garantizar acceso universal y equitativo, inversión en infraestructura, instalaciones sanitarias, prácticas de higiene y protección de ecosistemas.

La realidad indica que todavía queda un largo camino por recorrer en la lucha por erradicar la pobreza; lo mismo sucede con el sueño de llevar agua potable a todas las personas para evitar la transmisión de enfermedades y muertes por falta de servicios básicos de salud e higiene. Por eso desde este enfoque integral las Naciones Unidas a través de PNUD se propones las siguientes metas para 2030:

  • Acceso universal a servicios de saneamiento e higiene: todavía millones de personas no tienen acceso a estos servicios básicos como letrinas y retretes.
  • Mejorar la calidad del agua reduciendo los niveles de contaminación: a través de un trabajo de reciclado que permita una diminución de los desechos.
  • Mejor utilización de los recursos hídricos: un funcionamiento más eficiente puede asegurar el abastecimiento de agua dulce a mayor cantidad de personas.
  • Poner en práctica una gestión integrada de los recursos hídricos para 2020: esto promueve un mejor aprovechamiento de los recursos y una mayor protección de ecosistemas.
  • Ampliar cooperación internacional: búsqueda de ayuda de Estados y Organismos Internacionales a través de nuevos programas y actividades relativas al agua y al saneamiento.
  • Medidas para acopio y almacenamiento: aprovechamiento eficiente de los recursos a través de la utilización de nuevas tecnologías de tratamiento y reutilización.
  • Lograr el compromiso y apoyo de comunidades locales: a través de cursos capacitación y estímulo.

Alcanzar estas metas implica un trabajo a largo plazo que requiere mucha inversión de recursos económicos y técnicos, además de una planificación estratégica para su correcta implementación. Por eso, además de contar con un plan de trabajo para el área técnica, el programa incluye también un departamento de planificación y ejecución que se ocupa de obtener los fondos necesarios para hacerlo viable. El desarrollo de un marco de financiación para llevar adelante todas las tareas y contar con los recursos necesarios es una tarea fundamental; Naciones Unidas a través del PNUD convoca a Estados y organismo internacionales a participar para garantizar agua potable y saneamiento para todo el mundo, sino también para alcanzar cada uno de los 17 Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Para cumplir con este objetivo de llevar agua potable segura y asequible para todos en 2030, es necesario realizar grandes inversiones en infraestructura, suministrar instalaciones sanitarias y fomentar nuevas prácticas de higiene en muchos países con escasos recursos.

Para atenuar la escasez de agua es fundamental cuidar y recuperar los ecosistemas relacionados con este recurso, como bosques, montañas y ríos. Todo esto puede lograrse únicamente si se cuenta con mayor cooperación internacional para estimular la eficiencia hídrica e incorporar tecnologías de tratamiento en los países en vías de desarrollo. Por ultimo, para que todo este trabajo de sus frutos, es importante también educar y concientizar a todas las personas que por primera vez tendrán acceso a servicios básicos de higiene y salud para que entiendan la importancia de cuidarse a si mismos y a los demás, y proteger el medio ambiente para que las futuras generaciones puedan vivir cada vez mejor.

No hay comentarios

Dejar respuesta