Fes el-Jdid, es la zona nueva donde se enzaouïa del soberano cuentra la Mellah (el barrio judío) y la Ville Nouvelle (Villa Nueva), zona francesa en el noroeste de la ciudad. La medina de Fes el-Bali, la mayor de las dos de la ciudad, es la peatonal más grande del mundo, la más importante de Marruecos, cuenta con calles laberínticas y es uno de los mayores emplazamientos medievales que existen, actualmente a nivel mundial, las puertas y murallas que lo rodean potencian su magnificencia.

Para conocer la medina de Marruecos, se comienza, tradicionalmente, por la puerta Bab Boujloud. El primer monumento que se visita es la vasta madraza Bou Inania de madera de cedro y estucos esculpidos, ornamentada de mármol y ónice. Continuando por la calle “Talaa Kebira” (Gran cuesta) se pasa por la “zaouïa Tijani” (una zaouïa es el santuario de una cofradía religiosa) y se llega a la mzara, lugar de peregrinación más visitado y venerado de Fes: la zaouïa del soberano Moulay Idriss, fundador de la ciudad.

Pasaremos por los vendedores de babuchas, luego por la plaza de En-Nejjarine y por el zoco de los ebanistas, esta plaza alberga el museo de artes y oficios de la madera. No muy lejos se encuentra la kissaria (mercado cubierto) donde se venden joyas y telas.

BARRIO DE LOS CURTIDORES

Desde la plaza de Es-Seffarine (plaza de los latoneros) se llega al barrio de los curtidores antes de alcanzar el de los andalusíes con su mezquita y la madraza Es-Sahrij. El recorrido acaba en el antiguo palacio Dar Batha, de estilo arábigo andalusí, que actualmente es un museo dedicado a las artes y tradiciones de Fes; en él se aprecia la producción de una ciudad célebre por la destreza de sus artesanos; es uno de los sitios donde se exhiben los artistas en el festival de las Músicas Sagradas del Mundo celebrado cada año, en junio.
Cerca, escondido detrás de altos muros blancos, el palacio Moqri alberga tesoros de refinamiento arquitectónico.

La ciudad de Fes es la capital de la cultura tradicional de Marruecos, sus magníficas madrazas son símbolo destacado de que estamos frente a la cuna de la sabiduría. Una madraza es una escuela donde se enseña el Corán y las asignaturas clásicas del conocimiento: matemáticas, gramática, historia, astronomía, medicina. Generalmente disponen de un patio central con una fuente y las clases se imparten bajo los arcos de los laterales. En Marruecos, especialmente en Fes, la función de la madraza también consiste en recibir a estudiantes de otras regiones.

LA UNIVERSIDAD/ MEZQUITA MÁS ANTIGUA

La preciosa mezquita Karaouiyine es una de las más impactantes, construida en el año 857, fue remodelada en el 2007 siendo la más prestigiosa de todo el occidente musulmán. Allí se encuentra la universidad, reconocida como uno de los centros de enseñanza más antiguos, desde épocas en las que las materias esenciales fueron teología, gramática y derecho coránico; su biblioteca, una de las más grandes de Marruecos, está considerada la más arcaica del mundo. Enfrente, está ubicada la madraza Al-Attarine, la más hermosa de la medina.

MUSEO DAR BATHA

Ubicado en un palacio hispano-árabe de finales del siglo XIX, el Museo Dar Batha alberga una extensa colección de arte y objetos de artesanía tradicional marroquí. Completó su construcción el sultán Mulay Abdelaziz en el año 1897, complementando lo que comenzó su padre Moulay Hassan. Se trata de una residencia de verano para recepciones reales y en 1915 se convirtió en un museo regional de artes y costumbres.

Su superficie total es aproximadamente de una hectárea y está disponible para cerca de 6.000 piezas de gran variedad: astrolabios del siglo XII, monedas de diferentes dinastías, joyas, vestimentas, textiles, cerámica y porcelana. Entre las piezas históricas expuestas se incluyen tallas de madera, azulejos, bordados fasíes, alfombras bereberes y algunos instrumentos musicales de gran antigüedad. La parte más llamativa es la sala de la colección de cerámica marroquí que contiene piezas desde el siglo XIV hasta la actualidad. La mayoría de los objetos están decorados con el famoso color azul de Fes, tinte obtenido mediante el uso del cobalto.

El museo posee además un bellísimo jardín de estilo andaluz con naranjos y encinas.

MUSEO DE LAS ARMAS

El Museo de las Armas en Borj Nord (Torre del Norte), es una fortificación situada en la cima de una colina cercana a las murallas del norte de Fes. El edificio militar fue construido en el siglo XVI para controlar la medina y protegerla de las agresiones exteriores.

De plano cuadrado prolongado con forma de flecha en cada uno de los ángulos, el edificio posee un aspecto similar al de las fortalezas portuguesas. Inaugurado en 1963, este museo contiene una extensa colección de armas procedentes de diferentes períodos históricos.

Sus exposiciones formadas en su mayor parte por donaciones reales, presentan una impresionante variedad de armas representativas de diversas civilizaciones a lo largo de la historia, tanto de procedencia india, europea y asiática, aunque la más extensa es la colección procedente del mundo marroquí. Las extensas galerías incluyen espadas, lanzas, escopetas, estandartes, fusiles y puñales decorados con pedrería. Una de las piezas exclusivas es un cañón de cinco metros de longitud utilizado durante la Batalla de los Tres Reyes.

Dicho museo es el mayor de África en su temática, no solo por la cantidad sino por la calidad de sus piezas.

EL MELLAH, EL BARRIO DE LOS JUDÍOS

El Mellah es el barrio judío situado en Fes el Jédid, allí existe gran actividad, en sus calles
los orfebres han establecido sus tiendas dándole vida a este lugar. Muy cerca del Mellah se encuentra el Palacio real con sus puertas sumamente lujosas.

MUSEO BELGHAZI

El edificio es admirable ya que es un palacio construido en el siglo XVII. Es el establecimiento más grande, en África, de propiedad privada que alberga una extensa colección de varias antigüedades.

Se divide en categorías: música, galerías fotográficas, trajes, instrumentos, joyas, cerámica, bordados y manuscritos. Los bordados exhibidos son exquisitos, obras de arte transmitidas de generación en generación en Marruecos.

Las piezas de joyería reflejan la artesanía de expertos de las diversas comunidades y los caftanes son pantallas de colores de la ropa tradicional marroquí.

Hermosas tallas de madera, armas y cofres tradicionales de bodas están en exposición; el Museo Belghazi es exclusivo, ya que los visitantes pueden comprar algunos de los artículos pertenecientes a una colección privada. Se recomienda el paseo por su azotea ya que presenta magníficas vistas de la ciudad. Más allá de ser una atractiva propuesta, el Museo Belghazi es una experiencia de vida.

LA PLAZA DE LOS TEÑIDOS

Ubicada en el centro de Fes el Bali, se distingue por el olor fuerte del cuero marinado, allí los trabajadores tratan las pieles, las secan al sol y las tiñen con materiales naturales. Cada fosa tiene un color particular, donde el cuero se baña varios días hasta lograr el color deseado. El color principal es el amarillo hecho con cochinillas o azafrán. Los artículos más populares son los zapatos, aunque se consiguen sandalias, bolsos y cinturones de muy buena calidad, azules o rojos, con brillantes y detalles en los que se aprecia el trabajo artesanal.

LAS TUMBAS MERÍNIDAS

Localizadas al norte de Fes el Bali, fuera de los muros de la Medina, son un lugar de visita obligada, desde allí se tiene una de las mejores vistas de la ciudad.

Fes fue la capital en varios períodos de la historia de Marruecos, perdió esa condición con la ocupación colonial francesa. En 1912, la mayor parte de Marruecos pasó a formar parte de las colonias francesas y la nueva capital fue Rabat, que mantuvo su estatus tras la independencia en 1956.

En la época de control francés se construyó la parte moderna (Ville Nouvelle), centro comercial hasta hoy. ◊

No hay comentarios

Dejar respuesta