Salva Kiir Mayardit: Sudán del Sur

udán del Sur se independiza, convirtiéndose en el primer Estado en escindirse, durante el Siglo XXI, luego de una sangrienta lucha por su independencia que duró décadas. El primer vicepresidente de la República de Sudán, es quien gobernará como presidente de Sudán del Sur, su nombre Salva Kirr Mayardit: Bahr al-Ghazal.

512

Un nuevo presidente para un nuevo Estado

Salva Kirr va a pasar a la historia como uno de los grandes líderes del siglo XXI gracias a su accionar político y como fuerza de presión nacional para la independencia de la parte sur del Sudán, para que se convierta en el primer Estado en independizarse en este nuevo siglo que no nos deja de sorprenden por su dinámica de cambio. Su tratado de paz le puso un cese a una guerra de más de dos décadas con el norte de Sudán. Y cómo líder siempre apoyó el referéndum que sostenía la independencia del sur de Sudán como una entidad política independiente.

Claro que esto no convenía para la parte norte de Sudán y mucho menos para los inversores de este Estado ya que se trataba de dejar ir el recurso más importante que sumaba al PBI de Sudán, aunque que siguiera siendo un país pobre para la población. Los pozos petroleros y la explotación de los oleoductos se encuentran geográficamente en el sur de Sudán, y claramente no conviene “liberarse” de estos recursos tan escasos en el siglo XXI. Sin embargo bajo el liderazgo de Salva Kiir, para muchos un tirano, para el resto un héroe, la independencia de Sudán del Sur es desde el 9 de julio de 2011, una realidad, exactamente ciento noventa y cinco años después de la independencia de la República Argentina: compartimos nuestra fecha independentista y a pesar de los decenios que nos separan a nivel histórico, debemos sentirnos orgullosos de compartir algo tan célebre como la independencia de una Estado.

Si bien fue electo vicepresidente en la fórmula por la que votaba toda la población sudanesa en las elecciones presidenciales, nunca ocultó sus deseo de escisión del sur de Sudán, más viniendo de la región Bahr al-Ghazal en el sur del Estado, y perteneciendo a la etnia Dinka. Este mandatario siempre apoyó la completa independencia de Sudán del Sur como un Estado único.

A principios de 2009 Salva Kiir decía: “The upcoming referedum is a choice between being a second class in your own country, or a free person in your independent state” (El referéndum venidero es la elección entre convertirse en un segundón en tu propio país, o en una persona libre en tu Estado independiente).

Luego de esta gran campaña política, expresando en la frase anterior la síntesis de todo lo que la población de sur estuvo esperando escuchar por décadas, comenzó a ganar una posición en el podio político, cada vez más afanosa. Los de “sur” comentaban que nadie podría reemplazar su capacidad de liderazgo para gobernar a un Estado que sólo le restaba que le reconozcan su tan prolongado nacimiento. Se decía que no había nadie más quien pudiera reemplazarlo o que incluso era el único líder capaz de sostener a la rebelión, en guerra civil o a nivel ideológico, realmente unida. De hecho muchas de los sucesos exitosos en los campos de guerra fueron atribuídos directamente al Sr. Kiirr, quien controla los movimientos de la milicia.

Su oportunidad política concreta para hacerse cargo de ese liderazgo que tanto la sociedad internacional, como la propia, y los medios de comunicación locales decían ver, se dio en 2005, cuando tras tres semana de haber jurado como vicepresidente,  el Sr. Garang, muriera en una accidente de helicóptero en agosto de ese mismo año. Jamás se lo relacionó a Salva Kirr con alguna concurrencia en el accidente sino que se dio como una suerte de “oportunidad divina” para desarrollar su liderazgo y hacer del sur en Estado propio. Venía de gobernar la provincia de Khartoun antes de convertirse directamente en vicepresidente, y a diferencia de su predecesor, no era una intelectual sino que siempre fue reconocido como un hombre de acción y con mucho carisma.