Ramiro Cubilla es chaqueño, pero creció y se formó como músico y compositor en Buenos Aires. Fueron muchos años que dedicó a darle forma a este primer disco solista. En ese tiempo compuso lindas canciones, se topó con músicos de todos los colores y se impregnó de toda la música posible. Y como todo artista, va explorando los distintos mundos para ir puliendo la identidad que lo define.

captura-de-pantalla-2016-10-18-a-las-19-03-01“Es un regalo en la vida buscarse en un océano interior”, dice en la canción que da nombre al disco. Y en ese buscar encontró una manera de transmitir su universo. Habla de amor, de niñez y de momentos de felicidad. Sus letras salen de un ser soñador, romántico y sensible y siguiendo esa naturaleza fue el más emotivo de todos y le hizo una sentida canción al gran Luis Alberto Spinetta que se llama ALAS en donde le declara: “quisiera tenerte para abrazarte fuerte y no dejarte ir”. Generoso deseo de amor y gratitud.

En un comienzo Ramiro compuso solo con su guitarra y después fue dándole forma y cuerpo a cada uno de los temas con la compañía y el aporte artístico de todos los músicos que lo secundan. Podemos decir que interpreta el género canción y que se codea con otros géneros como el jazz, el rock, el pop y el folklore. La escucha es apacible y llevadera y la voz del cantautor es armónica y familiar.

Es un disco para bajar las luces, abrir una botella de vino y darle play a lo que fluya de su sonar. Habrá que seguir buscando dentro del naciente universo de Ramiro Cubilla y al final, habrá que apagar la luz.