Vladimir Putin

El leopardo de las nieves. La actualidad geopolítica coloca de forma natural a Putin en la sección de personaje del mes. El rol central del presidente ruso en la resolución de la crisis de Crimea y su posición frente las potencias mundiales.

0
484

La importancia de Putin en la política doméstica rusa no es nueva, desde fines de la década del 90 ha alcanzado una posición preponderante en la alta esfera política nacional rusa. El liderazgo lo ha llevado a ser electo presidente de la Federación Rusa tres veces y primer ministro en dos ocasiones, electo por el parlamento ruso.

En cuanto a la política exterior Putin ha sido pragmático en relación a la Unión Europea, con la que hubo un notorio acercamiento, como también con Estados Unidos. Se mostró cercano a EEUU después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y le permitió usar el espacio aéreo ruso para las cargas destinadas a la lucha en Afganistán. Aunque ha habido tensiones por los planes de Washington de desplegar un escudo nuclear en Europa, que Rusia considera una amenaza para su propia seguridad debido a la expansión de la influencia del Pentágono a países que antes formaban parte de la Unión Soviética. Igualmente han habido tensiones por causa de los derechos humanos.

Desde que inició su primer mandato como Presidente de Rusia marcó como prioritaria la relación con los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), que en el pasado habían sido miembros de la desaparecida URSS, pero no pudo evitar un debilitamiento de esta organización, que perdió algunos miembros, como Turkmenistán que desde 2005 se declaró país solo asociado y Georgia que dejó de formar parteen 2008, se ha debilitado la participación de otros como Moldavia, que progresivamente se ha ido distanciando; y Ucrania que no ha ratificado los estatutos de la CEI. Todos estos reveses, han derivado en una serie de constantes tentativas por parte de Putin, para afianzar la influencia rusa sobre los países, no solo pertenecientes a la antigua Unión Soviética, sino de toda Asia, siendo la Organización de Cooperación de Shanghái (formada en 2001), uno de los más sólidos intentos por emprender la cooperación entre países de la región.

Otro punto central de las relaciones exteriores rusas durante el período de Vladimir Putin al frente del país, es el notorio acercamiento hacia los países de Amércia Latina, especialmente a los países gobernados por gobiernos de tendencias izquierdistas tales como Brasil, Ecuador y Venezuela, algo que viene a ser un punto común con uno de sus más próximos aliados, China, país con el que detenta una gran cantidad de alianzas económicas y con el que ha coincidido en muchas ocasiones, siendo uno de los casos más notorios, la Rebelión en Siria de 2011-2014, manteniendo una postura en contra de la intervención militar extranjera propuesta por países como EEUU o Francia.

EL CASO DE CRIMEA

Luego del referéndum llevado a cabo en Crimea durante marzo, Putin frente al Parlamento de Rusia llamó a la “reunificación” y dijo que el “86% de los ciudadanos rusos están convencidos de que Crimea es todavía parte de Rusia” y que el 92% quiere que Crimea se una a Rusia. Utilizando esos datos, y del resultado del referendo de marzo en Crimea, en el que el 97% de los votantes apoyó la opción de independizarse de Ucrania, la consulta ha sido rechazada por la comunidad internacional, el presidente ruso además solicitó al Parlamento que apruebe dos leyes para volver a la “República de Crimea” y “la ciudad de Sebastopol” parte de la Federación Rusa.

Estados Unidos y la Unión Europea anunciaron sanciones políticas y económicas en contra de Rusia, ya que lo acusan de violar el derecho internacional por la presencia militar en Crimea. El Departamento de Estado estadounidense impuso una prohibición de visado a los funcionarios rusos y ucranianos acusados de «amenazar la soberanía e integridad territorial de Ucrania». Mientras que las naciones de la Unión Europea anunciaron que suspenderán las conversaciones bilaterales con Rusia sobre asuntos de visado, y han amenazado con prohibiciones de viajes, la congelación de activos y la cancelación de la cumbre Unión Europea-Rusia.

Recientemente se aprobó una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la integridad territorial de Ucrania, declarando inválida la secesión de Crimea y Sebastopol. ◊

Compartir
Artículo anteriorTHINK TANKS Y SOCIEDADES CIVILES
Artículo siguienteLA VISIÓN SOBRE CRIMEA

Ciencias Políticas (USAL). Analista especializado en el conocimiento científico de las realidades socio-políticas, nacionales e internacionales. Jefe de redacción de Reconciliando Mundos, Jefe del departamento de ciencias políticas de Grupo B, asesoramientos consultivos.

No hay comentarios

Dejar respuesta