Indonesia está ubicada entre los Océanos Índico y el Pacífico y en total cuenta con más de 17 mil islas, de las cuáles la tercera parte están habitadas. Es el archipiélago más grande del mundo y el cuarto país más poblado (luego de China, India y EEUU), con 240 millones de habitantes. A su vez, cuenta con la mayor población musulmana del planeta.

Rica diversidad

El cuarto país más poblado del mundo (con 245 millones de habitantes y los que quedan por venir) es un sofocante caleidoscopio situado a lo largo de 5000 km del ecuador. Podría tratarse de la última gran aventura en la Tierra. De la punta occidental de Sumatra al extremo oriental de Papúa, esta nación desafía la homogeneización.

Abarca tantas culturas, pueblos, animales, costumbres, plantas, obras de arte y comidas, que es como 100 (o 200) países en uno.

Y las diferencias no se deben solo a un acento o a la preferencia por la cabra o el cerdo, sino a personas tan diferentes entre sí como si fueran de continentes diferentes. Ningún hombre puede ser una isla, pero aquí todas las islas son una mezcla única de los niños y adultos que las habitan. A lo largo del tiempo se han desarrollado culturas ricas y profundas, desde los misterios de los espirituales balineses al sistema de creencias nada occidental de los asmats de Papúa.

Playas y volcanes

Al aventurarse por las islas de Indonesia se descubre una tierra tan diversa y poco común como sus habitantes. Se puede jugar a interpretar la forma de Sulawesi sobre el mapa o ver Sumatra desde el aire y sobrecogerse por los casi 100 volcanes que desfilan en la distancia, algunos capaces de entrar en erupción en cualquier momento.

Abundan las vistas impresionantes. Las hay sublimes: un orangután repantigado en un árbol; llenas de arte: un bailarín balinés ejecutando movimientos precisos que harían parecer ágil a un robot; idílicas: una franja desierta de arena blanca en Sumbawa realzada por el azul del agua y las verdes montañas selváticas; pasmosas: el gentío en un moderno y deslumbrante centro comercial de Yakarta un domingo; humildes: una mujer acarreando leña en Sumatra; y solemnes: el tranquilo esplendor de Borobudur.

Grandes aventuras

Este fascinante y embriagador país ofrece las últimas grandes aventuras sobre la Tierra. Al sentarse ante la puerta abierta de un tren que atraviesa Java zumbando, al charlar relajadamente en la cubierta de un ferry en dirección a Kalimantán, al recorrer Flores subido a un ciclomotor o simplemente al caminar por zonas naturales con la seguridad de que nadie las ha visto antes, se disfruta de la interminable exploración de la infi nita diversidad de las 17 000 islas de Indonesia.

Las cifras son asombrosas: 17 000 islas (¿o son 20 000?), de las que 8000 están habitadas (¿o son 11 000?), 300 lenguas (¿o 400?). Todo ello compone un solo país con infinitas aventuras.

Selvas, historia, arrecifes de coral, templos, tropical, tribus, arrozales, volcanes, biodiversidad, buceo, trekkin o fiestas son los primeros que me vienen a la cabeza, mas es un territorio de una belleza fuera de este mundo y con un sinfín de actividades para llevar a cabo.

HISTORIA

Su historia, desde las culturas prehistóricas hasta el nacimiento de una nación, es tan fascinante como el país en sí.

CULTURA

Distintos grupos étnicos y más de 700 idiomas reconocidos son solo el principio de la cultura increíblemente rica del país.

MEDIOAMBIENTE

No son solo los orangutanes; hay decenas de especies aéreas, terrestres y acuáticas que solo se encuentran aquí.

COMIDA Y BEBIDA

El distintivo de las comidas indonesias son los sabores ricos en aromas especiados y las especialidades regionales varían de sorpresas picantes a favoritos aromáticos.

Indonesia es un Estado auténtico ya que allí encontramos el confín de los Siete Mares y de viejas leyendas de dragones y otras bestias aladas, selva virgen y hogar de etnias casi inaccesibles que imploran su pertenencia a la misma Madre Naturaleza. Al igual que los orangutanes, las panteras o los tigres, que se resignan a ser un mero recuerdo pintado en un lienzo.

El objetivo de esta sección es ser una puerta de ingreso a Indonesia. Contamos con el aval de la Embajada de Indonesia en la República Argentina y con honor aceptamos el desafío de difundir su cultura, su geografía y sus paisajes de película que acerquen a los lectores a esta imperdible experiencia para que se animen a ir a disfrutar en carne propia, todas estas maravillas de un país tan lejano.

LA GEOGRAFÍA

Sin una guía apropiada como la que propone Reconciliando Mundos es indispensable para viajar a Indonesia, ya que es un país con más de 17.000 islas y elegir los puntos estratégicos sería muy complejo si de verdad se quiere aprovechar el viaje.

Indonesia es aventura por definición: La única limitación es cuántas de sus 17000 islas se podrán visitar antes de que expire el visado. A través del ecuador, Indonesia describe una larga y embriagadora curva entre Malasia y Australia. La diversidad natural del país impresiona, fascina e inspira, desde las cumbres nevadas de Papúa a los bosques de Sándalo de Sumba, la densa jungla de Borneo o los arrozales de Bali y Java. Sus arrecifes son un paraíso de submarinistas y sus rompientes de surf se cuentan entre los mejores del planeta.

Pero aunque la diversidad pueda superar cualquier fantasía, lo que al final queda en la retina es la mezcla de pueblos y culturas, con Bali a la cabeza, sin duda, pero sin olvidar los pueblos de la Edad de Piedra de Papúa, los toraja de Sulawesi, los artesanos de Java o las muchedumbres en centros comerciales de Yakarta.

Así pues, ya se trate de una maravillosa playa remota, el encuentro con un orangután o una noche de fiesta en Bali, Indonesia gana la partida.

Indonesia se divide en 8 zonas principales: Sumatra, Java, Bali, Nusa Tenggara, Kalimantán, Sullawesi, Molucas y Papua.

CUANDO IR

Septiembre-marzo: estación lluviosa; comienza más tarde en el sureste. Lluvias generalizadas en enero y febrero.

Abril-junio: días secos y máximas soportables. En las ciudades de colinas como Ubud (Bali) puede refrescar por la noche.

Agosto. Temporada alta: Los precios se disparan en Bali y las islas Gili, por lo que se impone reservar con tiempo. Los enclaves remotos también pueden llenarse.

MONEDA

En el país la moneda oficial es la Rupia Indonesia. Aactualmente 1€ equivale a 14.466 rupias, por lo que es mejor que entonces si bien es cierto los precios de algunos servicios han subido. El dólar y el euro se aceptan para muchas compras, aunque tienden a equiparar una moneda con la otra, por lo que no beneficia a los que llevan los euros.

Importante también es el tema de los cajeros. En sitios no demasiado turísticos muchos de los bancos no aceptan sacar dinero con tarjetas de crédito extranjeras. Lo vimos, por ejemplo, en Flores, donde no se podía sacar de un cajero en Labuanbajo y para ello había que irse a Ruteng, a unas cuatro horas de allí. Obviamente en la isla de Java y el Bali este problema no sucede. Hay que procurar, de todas formas, asegurarse el efectivo antes de emprender una ruta medianamente larga en la que uno va a salir de los núcleos de población principales.

Otro consejo es no irse de Indonesia con demasiadas rupias ya que en otros países que cambien esta moneda (que no son muchos precisamente) no tienden a aplicar una cotización real. Así en Dubai como en Londres nos propusieron un cambio nada beneficioso para nosotros.

VISADO

Hay 40 países que no requieren visa previa, se les da el acceso al país una vez en el Aeropuerto, o punto de llegada por una extensión de 30 días.

Es importante siempre que el pasaporte esté vigente y que tengo una fecha de caducidad no menor a seis meses desde que se ingresa al país. No se exige presentar un certificado de vacunas pero sí pueden pedir el billete de salida del país.

Para abandonar el país se debe pagar una tasa de salida de 200.000 rupias en función del aeropuerto utilizado. Es conveniente cerrar estos temas con la agencia de viajes que se elija para contratar los billetes. En los vuelos domésticos hay que abonar en el mismo aeropuerto (una vez facturados) una tasa de embarque que suele ir entre las 10.000 y las 30.000 rupias, en función de la ciudad en la que se esté.

SALUD

En el caso de Indonesia sucede lo mismo que en todos los países del Sudeste Asiático. Las vacunas con son obligatorias pero se recomienda ir convenientemente protegido tratándose de un país tropical. La malaria está presente en muchas regiones de Indonesia, la cual se contagia por medio de los mosquitos, como otras muchas enfermedades. Por lo que la mejor recomendación es visitar tu centro de vacunación internacional para que te den consejo y, sobre todo, protegerte de las picaduras. Manga larga, sobre todo en el amanecer y el atardecer, que es cuando más mosquitos salen, echarte el típico anti-mosquitos y usar mosquiteras si vas a dormir al raso o en lugares abiertos.

En esta zona para el paludismo (malaria) los médicos recomiendan Malarone para tomar antes, durante y después del viaje. Todo dependerá de los efectos secundarios que puedan darse en el individuo. Hay mucha gente que le puede afectar al estómago.

Es importante beber agua siempre embotellada (o purificada mediante pastillas potabilizadoras), prescindir de los hielos y tener cuidado con el estado de las comidas. A quien le sienten mal las comidas pesadas o picantes, un buen protector de estómago será lo mejor.

No hay comentarios

Dejar respuesta