Recoleta y San Telmo – A.T.M.

818

La recoleta, deambulando entre la vida y la muerte, con sus lugares sagrados, como el cementerio, donde residen personajes destacados de la historia Argentina; Hasta su curiosa vida nocturna, que nace en las adyacencias de este sepulcral lugar, con sus modernos bares y restaurantes. La cultura se hace presente en este ancestral barrio, desde sus edificios de antaño, hasta las hermosas charlas en La Biela, lugar al que frecuentaban iconos de la literatura Argentina, como fueron Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Ernesto Sabato y, también emblemas de nuestro deporte como fueron Juan Manuel Fangio y Jorge Newbury, entre otros. Desde este hermoso lugar podremos contemplar la plaza Francia, diseñada por el gran paisajista Charles Thays; como también vislumbrar la iglesia del pilar, que fue a su vez piedra fundacional de este barrio, ya que allí se encontraba el convento de los padres recoletos y desde ese entonces el barrio paso a conocerse como “Recoleta”. El Centro Cultural Recoleta suele ser otra de las panorámicas de aquel café, este lugar altamente frecuentado por turistas dispone de un gran abanico en lo que refiere a la cultura, desde el museo de cine hasta el museo de artes plásticas, entre otros.

En la intersección de las calles Vicente López y Junín, se alza ante nosotros una curiosa cascada, que al seguirla nos lleva al moderno Recoleta Mall, donde se podrá encontrar desde las mejores marcas de indumentaria hasta los mejores estrenos de la pantalla grande, ya que cuenta con las cómodas butacas de los cines Village. Y no es el único shopping que se encuentra en la zona, también podremos encontrar a unas pocas cuadras el Buenos Aires Design, que se caracteriza por su amplia oferta en lo que refiere a gastronomía, en el cual se destaca el famoso Hard Rock Café.

En lo que refiere al polo gastronómico tanto Recoleta como Barrio Norte suelen ser lugares estratégicos en el mapa de numerosas cocinas de alto nivel, o mismo también de comidas típicas del país. Numerosos turistas al caminar por las calles de estos barrios encontraran restaurantes muy conocidos en Capital Federal, como por ejemplo El club de la milanesa, en el cual podremos disfrutar de este tradicional plato en todas sus formas; o mismo podríamos disfrutar, entrada la noche, de una rica pizza en Romario, o tal vez unas empanadas autóctonas como pueden ser las de Rincón Norteño.

La Historia

La historia del barrio de la Recoleta comienza cuando, tras fundar Buenos Aires en 1580, Juan de Garay repartió las tierras entre los 65 pobladores que lo acompañaban. Sólo 6 de las 65 parcelas estaban ubicadas en lo que hoy llamamos Recoleta. La actual zona central del barrio había sido otorgada a Rodrigo Ortiz Zárate, quien instaló una chacra a la que llamó “Los Ombúes”, debido a la gran cantidad de árboles de esa especie que había en sus tierras.

Tras la muerte de Rodrigo Ortiz de Zárate, Juan, su hijo mayor, heredó las tierras. Según los datos de la época, Juan Ortiz de Garay vendió la chacra al capitán francés Beaumont a cambio de un traje completo de hombre, dado que consideraba que ese lugar no tenía ningún valor. En 1608, el capitán decidió vender esas tierras por una tenaza, una peluca y un abrigo común. Paradójicamente, hoy por hoy, Recoleta es una de las zonas más cotizadas de Buenos Aires.

Hubo varios cambios de propietarios, hasta que, a comienzos del siglo XVIII, un matrimonio donó un lote a los frailes Recoletos descalzos de la Congregación Franciscana. El nombre del barrio proviene, justamente, del Convento y la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar que los Recoletos comenzaron a construir en 1706 e inauguraron en 1732.

El Cementerio de la Recoleta nació junto con el templo. Durante la época de Rivadavia, fue expropiado y se transformó en el Cementerio del Norte. Luego, durante la intendencia de Torcuato de Alvear, el cementerio fue remodelado y se construyó la entrada que hoy posee.

Durante las terribles epidemias de cólera y fiebre amarilla de la década de 1870, la población se desconcertó para evitar el contagio. Las clases populares se instalaron en la zona sur de la ciudad, mientras que los más acaudalados se establecieron en Recoleta, dado que la altura del terreno reducía la presencia de insectos transmisores de la enfermedad.

Estas familias pudientes de Buenos Aires construyeron las lujosas mansiones y enormes edificios de estilo francés, rodeados de imponentes jardines y parques, con materiales traídos de Europa. Por este motivo, hay quienes sostienen que Recoleta es una pieza extractada de París: grandes espacios verdes, avenidas exclusivas, y calles con bares y restaurantes de primera categoría.

La evolución del barrio fue rápida. Durante el siglo XVIII era sólo campo. Cien años más tarde, un conjunto de quintas. Medio siglo después, las quintas fueron reemplazadas por las residencias que convirtieron Recoleta en uno de los barrios más lujosos de Buenos Aires. Hoy en día, algunas de esas edificaciones coexisten con los más modernos edificios.

Las calles que delimitan el barrio son Montevideo, Uruguay, Av. Córdoba, Mario Bravo, Av. Cnel. Díaz, Av. Gral. Las Heras, Tagle, las vías del Ferrocarril General Mitre, Jerónimo Salguero y la traza de la Autopista Costera hasta la prolongación virtual de Montevideo.

La visita en palabra de Daniel Pena

“Mi experiencia con visitantes de ATM. Cuando hago mis guiadas siempre lo tomo con un real pasatiempo para mi, no como un trabajo. Disfruto cada momento y me complace muchísimo poder compartir lo acotado de mis conocimientos. Pero tengo una necesidad enorme de compartir ese saber, porque considero que el saber no sirve de nada si no se comparte.

Con esta importante delegación de ATM sentí cierto grado de presión, porque son estudiosos d ela filosofía y personas sumamente inteligentes e inquietas. Fue todo un desafío y siento que estuve a la altura, a pesar de lo especial de la situación.

Me nutrí de la energía que emanaba del grupo, eso me ayudó, porque sin dudas que se sentía y las preguntas eran inteligentes y directas. No siempre pasa esto.

Gracias por darme esta oportunidad y espero que haya quedado un canal de comunicación permanente, así juntos vamos a seguir creciendo mientras compartimos”.

Descripción de la propuesta

Daniel Pena fue quien nos acompaño en esta maravillosa experiencia de vivir en la historia de los muertos de forma cultural y antropológica. Con él vivimos lo siguiente:

Síntesis de la historia argentina. Despliegue de lujo y arte como en pocos lugares del mundo verán concentrados.

Un paseo didáctico, entretenido, lleno de misterios, historias extrañas, mística y ocultismo.

Ámbito donde convive el esplendor de la vida y la paz de la muerte, exhibida a simple vista, donde esta se convierte tangiblemente en el otro paso que todos damos.

Conozca los lugares donde descansan gran parte de los Presidentes argentinos, como Sarmiento, Mitre, Avellaneda, Carlos Pellegrini, Roque Sáenz Peña, Yrigoyen, Illia, Alvear o el primer Presidente de la democracia reconquistada después de la última dictadura militar, Raúl Alfonsín.

Asociarán lo aprendido en la escuela con la realidad, viendo los mausoleos del Almirante Guillermo Brown, la esposa del Gral. San Martín, Saavedra, el boxeador Luis Angel Firpo (primer argentino que disputó un título mundial), Pedro Benoit (el diseñador de la ciudad de La plata), el premio Nobel Luis Federico Leloir, Vicente López y Planes, Blanca Podestá, el Gobernador Juan Manuel de Rosas, Mariquita Sánchez de Thompson, Facundo Quiroga, Alberdi, Alsina, la escritora Victoria Ocampo. Viejos enemigos que hoy comparten el mismo camposanto, como Dorrego y Lavalle, Eva Perón y los generales Lonardi o Aramburu, o los mas duros rivales de la generación del `80 Alem y Roca.

Romances, intrigas, curiosidades. Verán la misma competencia exhibicionista de riqueza como se desplegó también en los palacios de Buenos Aires.

Observarán la exposición de la mayor cantidad de esculturas por m2 del mundo, más incluso, que en el mismo Vaticano. La conjunción de catolicismo, libre pensamiento, paganismo, simbología, ocultismo y sincretismo, como en pocos lugares de la tierra encontrarán.

Además contemplarán un verdadero templo masónico a cielo abierto, donde se muestra parte de los sabios misterios de la Orden laica más antigua e importante del mundo.

Una visita amena, de más dos horas, que les dará una explicación de la historia argentina, sus costumbres y los ayudará a entender el porqué somos como somos, respuesta clave para sumergirnos en los acontecimientos históricos del Bicentenario de la Patria.

Blog de Daniel Eugenio Pena: danieleugeniopena.blogspot.com.ar