Lula Da Silva: Brasil

655

La victoria de Lula en 2002 fue significativa y sentenció la primera victoria de la izquierda política en Brasil. Aunque llegó al poder gracias a una serie de alianzas con partidos del centro del espectro político, condicionó la conformación de su gabinete, obligándolo a incluir a ministros relacionados con los anteriores gobiernos y dándole continuidad a políticas neoliberales, al menos por un tiempo, hasta terminar de consolidar su poder en el gobierno como líder indiscutido. Llevó adelante su modelo de país a través del consenso en el Parlamento de Brasil.

Lula, a lo largo de sus dos periodos como presidente, logró fortalecer áreas que solían plantear serias limitaciones al crecimiento: el desarrollo de las industrias de productos básicos a través de la diversificación y su exportación, gran tamaño del mercado y la acertada política de privatizaciones junto a una situación política de democracia consolidada lograron que en los últimos diez años Brasil se haya transformado en una potencia agrícola y un gran productor de hierro.

En cuanto al petróleo, la estatal Petrobras, gracias a la exploración en alta mar ha transformado la energía brasilera. Brasil apunta a convertirse en un pequeño pero poderoso país exportador de petróleo, con la ventaja de estar lejos de la problemática zona de Oriente Medio lo que aumenta notablemente la importancia estratégica.

Captura de pantalla 2016-02-21 a la(s) 18.27.04Los mercados de capitales brasileros hasta principios de 2000 se caracterizaron por un proteccionismo y subdesarrollo avanzado. El desarrollo económico promovió el desarrollo de mercado. Brasil actualmente, además de verse beneficiado por un ambiente externo favorable, cuenta con una vasta liquidez a nivel global, fuerte subida de precios en diversos mercados, relaciones económicas crecientes con economías de elevado crecimiento, como es el caso del grupo BRIC. Las políticas monetarias permitieron el control de la inflación, que oscila entre el 3% y el 5% y una tendencia descendente de las tasas de interés. La estabilidad macroeconómica y la expectativa de un papel creciente de Brasil en una nueva economía global convierten al gigante latinoamericano en un destino muy atractivo para la inversión extranjera.

La política económica seguida por el gobierno de Lula da Silva, con el objetivo de asegurar la estabilidad a través de una prudente política presupuestaria y de una política monetaria acorde con las posibilidades del país, han servido para alejar al fantasma de la inflación y mantener unas cuentas externas saneadas.

Durante el segundo mandato Lula mantuvo la continuidad en políticas económicas de desarrollo capitalista, pero atendiendo al máximo las políticas sociales de subsidios. Luiz Inácio da Silva dejará un país con mayor proyección exterior, pero también con más problemas internos y una altísima desafección hacia los políticos y las instituciones.

LULA Y EL MERCOSUR

El mandatario brasilero asumió en agosto su última presidencia del Mercosur con el desafío de llevar adelante el proceso de integración regional. Los positivos acuerdos alcanzados en la cumbre celebrada en agosto en la ciudad argentina de San Juan, arrojaron como resultado el perfeccionamiento de la unión aduanera, la misma fue calificada por Lula como la cumbre más productiva de los últimos ocho años, y que le permitirán concentrarse en elevar el nivel del proceso de integración. Uno de los mayores objetivos será alcanzar un convenio de asociación política y comercial entre el Mercosur y la Unión Europea.

LULA Y EL MUNDO

Lula da Silva puso la mira en una positiva relación bilateral con Estados Unidos desde 2003. Tiene como una de sus prioridades en política exterior la suscripción de un acuerdo de comercio e inversiones con los Estados Unidos.

Este acuerdo de inversión y comercio fue propuesto por el gobierno de Lula en 2009 aunque Brasil sólo puede negociar acuerdos de libre comercio con terceros países a través del Mercosur, por lo que el tratado propuesto serviría para eliminar varias barreras no arancelarias en el comercio bilateral.

La actual situación encuentra en estos momentos a Brasil en una mejor posición para negociar y maniobrar que al propio Estados Unidos.

Como integrante del BRIC, Lula posicionó a Brasil como una potencia emergente traduciendo la fortaleza económica de este conjunto de países en poder político a nivel mundial.

Compartir
Artículo anteriorEl bicentenario, los círculos y las grietas
Artículo siguiente39° CUMBRE DEL MERCOSUR
Ciencias Políticas (USAL). Analista especializado en el conocimiento científico de las realidades socio-políticas, nacionales e internacionales. Jefe de redacción de Reconciliando Mundos, Jefe del departamento de ciencias políticas de Grupo B, asesoramientos consultivos.